_
_
_
_
_

Henry Sanabria, el general ultracatólico que lleva más de 30 años “espantando al diablo” en la Policía

El comandante de la Policía es señalado de imponer sus creencias religiosas en los cargos que ha ocupado en la institución. En Cartagena le recuerdan por la persecución policial que vivieron las mujeres transexuales, entre otros atropellos a la ciudadanía

Sally Palomino
El general Henry Sanabria, director de la Policía Nacional, en Bogotá, el 17 de diciembre de 2022.
El general Henry Sanabria, director de la Policía Nacional, en Bogotá, el 17 de diciembre de 2022.Sebastian Barros (via Reuters)

El director de la Policía de Colombia lleva media vida predicando la Biblia en la institución. El general Henry Sanabria, cuyo nombre ha vuelto a sonar la última semana por una entrevista en la que agredió a la comunidad LGTBI, tiene una larga carrera policial en la que ha actuado según sus prejuicios morales, han denunciado organizaciones de derechos humanos desde hace tiempo. Sanabria es un bogotano de 51 años que desde los veintes está vinculado a la Policía. De 2019 a 2021 fue comandante en Cartagena, el cargo que hasta ahora más críticas le había costado. El paso de Sanabria por esa ciudad es recordado por episodios de abuso de autoridad y violación de derechos humanos.

El hoy presidente del Senado, Roy Barreras, fue uno de sus principales críticos. En 2020, cuando Sanabria era comandante de la Policía en Cartagena, Barreras lo denunció públicamente por la detención arbitraria de una joven de la ciudad. Fiona Beeson fue arrestada, sin derecho a defenderse, por estar en la calle, en su bicicleta, un día de cuarentena en la pandemia. “El general furioso e imponente ante la joven sola e indefensa ordena a sus escoltas que la apresen y la esposen. La arrestan sin cargos por 32 horas. La joven es epiléptica. La exponen con 18 mujeres más en una celda sin tapabocas para nadie. Le niegan comunicación como castigo”, denunciaba Roy Barreras uno de los muchos casos por los que el director de la Policía no es recordado gratamente en esa ciudad. Beeson, una mujer abiertamente lesbiana, contó en su momento al diario El Universal el maltrato que había sufrido por órdenes de Sanabria. “El general me mandó a arrestar, me pusieron las manos en la espalda, me hicieron caminar esposada y escoltada por cuatro o cinco policías”, relataba.

El director de la Policía Nacional de Colombia, Henry Armando Sanabria, el día de su posesión, junto al presidente Gustavo Petro, en agosto.

El controvertido jefe de policía: antiabortista, homófobo y en contra de la eutanasia

El elegido por Petro para comandar la seguridad también está en contra de Halloween: “es la estrategia satánica para inducir a los niños al ocultismo”.

El Colectivo Caribe Afirmativo, que registró más de un caso de abuso de autoridad de la Policía de Sanabria, alertó al Gobierno en agosto pasado cuando se supo que sería el director de toda la institución. En una carta firmada por varias organizaciones de derechos humanos y feministas rechazaban la decisión de Petro. “De Sanabria solo recordamos sus informes y entrevistas donde justifica los crímenes de la Policía sobre los jóvenes de los barrios populares. Mandato de persecución y violencia homofóbica, sexista y clasista sobre poblaciones diversas, las mujeres, y vendedoras informales en el centro histórico”. Lo que los cartageneros vieron durante su paso por la ciudad, ahora está a la vista de todos.

Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo, dice que el uso de Twitter para escribir mensajes discriminatorios camuflados en referencias bíblicas o las declaraciones ofensivas hacia la comunidad LGTBI también fueron constantes mientras Sanabria estuvo en la Policía de Cartagena, de donde salió con pocos logros. Su gestión en materia de seguridad fue calificada de “mediocre” por veedores y ciudadanos, que señalan como un inmerecido “premio” su nombramiento por parte de Petro.

“No es solo su discurso, su desprecio por los derechos humanos, desconocimiento a liderazgos sociales y expresiones públicas homofóbicas y transfóbicas lo han tenido que sufrir personas que han sido perseguidas por la Policía que él comandó”, dice Castañeda. Con las mujeres transexuales fue especialmente duro, señala el defensor de derechos humanos. En la Torre del Reloj, en el centro histórico de la ciudad, las mujeres trans y migrantes, la mayoría venezolanas, fueron perseguidas por uniformados de la institución que dirigía. El diálogo directo con él era imposible, cuenta Castañeda que recuerda que en las declaraciones a la prensa el general desestimaba las denuncias y acusaba a las personas trans de afectar el espacio público y “faltar a la moral”.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Sanabria es valorado dentro de la institución sobre todo porque ha sido un policía estudioso y disciplinado. Es abogado, tiene una especialización en investigación criminal y ha estudiado fuera del país. El 18 de diciembre de 2022 alcanzó el máximo grado de la institución al ser ascendido a general de la República por el presidente Petro. En los más de 30 años que Sanabria ha vestido el uniforme de policía ha puesto la Biblia por delante. Cuando era oficial de inteligencia ya aparecía en televisión hablando de “las influencias del diablo” con un crucifijo en la mano. Era en esa época en la que hablaba públicamente de una bruja en un operativo contra las FARC. Su entrevista con Semana, en la que relata su “lucha contra el diablo” y que ha puesto en aprietos al Gobierno de Petro, es un déjà vu a las conversaciones que tenía hacía hace años, como coronel, con el conservador José Galat, fundador del canal religioso Teleamiga, donde Sanabria era un invitado recurrente.

El Ejecutivo de Gustavo Petro afronta un nuevo frente de batalla con el rechazo que ha generado las últimas salidas en falso del general Sanabria. Además de los reclamos que desde hace meses vienen haciendo las organizaciones de derechos humanos, se han sumado congresistas que exigen la salida del general. La representante a la Cámara Jennifer Pedraza, quien se ha convertido en una seria opositora a algunas decisiones del Gobierno, ha hecho pública una carta en la que varios congresistas le piden a Petro que retire de la dirección de la Policía a Sanabria. “Le exigimos hacer respetar la Constitución, separando al Estado de cualquier religión”, ha escrito Pedraza. El documento, firmado por Humberto de la Calle, Daniel Carvalho y Katherine Miranda, entre otros congresistas independientes, le recuerda al presidente que Colombia es un Estado laico y señalan al general de violar sistemáticamente la Constitución política. “El director de la Policía reproduce discursos confesionales discriminatorios en contra de las mujeres y la población LGBTI”, señala el documento.

Tras las escandalosas declaraciones de Sanabria han aparecido denuncias sobre posibles hechos de discriminación al interior de la Policía. El ministro de Defensa, Iván Velásquez, confirmó este lunes que investigan supuestos traslados irregulares de varios agentes por cuestiones religiosas. “He escuchado el fin de semana algunas afirmaciones de miembros de la Policía que dicen, y no atribuidas precisamente al general Sanabria, pero sí a la dirección de la Policía, que algunos traslados pueden ser considerados de acuerdo con la afinidad religiosa”, reveló el ministro a los micrófonos de Blu Radio. Velásquez prometió que pronto se conocerá el resultado de la investigación. “Es un asunto que estamos abordando”, declaró como una prioridad.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Sally Palomino
Redactora de EL PAÍS América desde Bogotá. Ha sido reportera de la revista 'Semana' en su formato digital y editora web del diario 'El Tiempo'. Su trabajo periodístico se ha concentrado en temas sobre violencia de género, conflicto armado y derechos humanos.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_