Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

León reivindica sus Cortes

Protestas por un titular de portada que señalaba al Parlamento de Westminster como ‘el primero del mundo’

El atentado perpetrado en Londres el miércoles 22 de marzo fue la noticia del día en la prensa mundial. EL PAÍS lo recogió ampliamente en su edición digital y en la edición impresa del día siguiente dedicó al suceso la portada, con el siguiente titular: El terrorismo obliga a cerrar el primer Parlamento del mundo. Desde ese mismo jueves comenzaron a llegar a mi buzón quejas de lectores leoneses. Una de las primeras, la del Colectivo Ciudadanos del Reino de León, que en un largo comunicado señala entre otras cosas: “El primer Parlamento del mundo no fue el británico, sino el del Reino de León de 1188, tal y como lo reconoce la UNESCO”.

Muchos otros lectores, como Rubén Da Silva o Tomás Álvarez, me escribieron para recordar la primacía histórica de las Cortes de León de 1188. He recibido además buen número de correos que reproducen un mismo mensaje, que solo puede interpretarse como una pequeña campaña para reivindicar la importancia de esa fecha histórica. "No se trata de que lo digamos simplemente los leoneses", subraya el texto, "sino que la UNESCO, el 18 de junio de 2013, reconoció al Reino de León como cuna del parlamentarismo y a los Decreta de las Cortes de 1188 como ‘El testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo’, al tiempo que los inscribió en el registro de la Memoria del mundo”.

El subdirector del periódico Bernardo Marín responde a los lectores: “Es cierto que las Cortes de León se convocaron en 1188, unos años antes de las primeras menciones al Parlamento de Inglaterra, aunque los islandeses reivindican que su AlÞing es anterior en un siglo a ambos”, explica. “También es verdad que la UNESCO ha certificado que los Decreta leoneses son el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo. Pero sostenemos que la expresión primer Parlamento para referirnos al de Londres es plenamente válida para un titular. Porque, más allá del aspecto estrictamente cronológico, ningún sistema parlamentario ha tenido tanta influencia como el inglés (luego británico) en todo el mundo y en un periodo tan dilatado de tiempo, desde principios del siglo XIII hasta nuestros días”.

Lo cierto es que, como en tantos otros temas, no existe consenso entre los historiadores sobre cuál es el Parlamento más antiguo del mundo que merezca realmente ese nombre.

No existe consenso entre los historiadores sobre cuál fue el primer Parlamento del mundo

Carlos Julián Estepa Díez, profesor de Investigación del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), al que he planteado la cuestión, empieza por aclarar lo siguiente: “Ninguno de esos embriones de Parlamentos medievales, cortes o dietas, tienen absolutamente nada que ver con nuestros Parlamentos. Ni siquiera el Parlamento inglés, el mejor organizado, ya que tenía reuniones anuales y capacidad legislativa, es remotamente parecido a nuestros Parlamentos”.

Y añade: “El rey tenía que gobernar y para ello era auxiliado por personas nobles. Lo que ocurre es que, en momentos de especiales dificultades, por ejemplo, la necesidad de recaudar nuevos impuestos, surgen organismos en los que se da cabida a otras personas, pero es un proceso muy lento e irregular”. Estepa considera “una absoluta falsedad” que los Decreta sean el testimonio documental más antiguo de parlamentarismo europeo ya que, señala: “La Curia de León no estaba regularizada. Se reunía cuando le parecía bien al rey. Los Decreta establecen leyes muy genéricas y obvias: por ejemplo que nadie robe”.

En las antípodas de esta posición, el historiador Fernando García de Cortázar considera indudable que la Curia Regia de León marca el nacimiento de las primeras Cortes europeas, y recoge la fecha de su celebración, en 1188, entre las más importantes de la historia española, en su libro Biografía de España. “Las Cortes de León son las primeras en las que figuran representantes de las ciudades. Mientras que en el caso de la Carta Magna de Inglaterra (1215), el rey Juan sin Tierra se ve obligado a firmarla ante la presión de los nobles”, explica en conversación telefónica. “Creo que hay que reconocer esta primacía a las Cortes de León, y con mayor razón desde España”.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.