Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adobe, botellas de plástico y toneladas de ilusión

Con materiales reciclados y recuperando el uso de la arcilla, el colectivo Hahatay inaugura una escuela infantil y avanza en la construcción del Centro Cultural Aminata en Gandiol (Senegal)

Ver fotogalería
Para construir la escuela se usaron 7.000 botellas de plástico rellenas de arena con un revestimiento de adobe.
Gandiol (Senegal)

El albañil Ndaga Diagne maneja la pala con destreza. En un agujero con arcilla mezclada con agua va removiendo arena y paja. Después, llena un cubo con la pastosa sustancia y, con la ayuda de un molde de madera y sus propias manos, fabrica ladrillos de adobe. A escasos cinco metros, Pape Ali y sus dos ayudantes alumbran baldosas. Un poco de óxido rojo, algo de cemento negro y un puñado de arena blanca son la estructura básica del azulejo que luego comprimen con la prensa hidráulica. Y, justo al fondo, el carpintero Saliou Sidibé se encarama a una estructura de madera y coloca la traviesa del techo. A simple vista podría parecer que están construyendo un edificio, pero en realidad lo que hacen es dar forma corpórea a un sueño alimentado por cientos de personas en Gandiol, un pequeño pueblo del norte de Senegal a escasos 20 kilómetros de la ciudad de Saint Louis.

Desde aquí partió un día en cayuco el joven Mamadou Dia rumbo a Canarias, atraído por las brillantes luces de Europa. Sin embargo, ocho años después y tras trabajar en Murcia como mediador intercultural y haber escrito 3.052, un libro en el que contaba sus peripecias, sus sueños y también sus decepciones, aquel joven decidió volver, convencido de que la emigración no era la respuesta y de que África debía desarrollar todo su potencial a partir de algo tan esencial como la formación. Llegó cargado de ideas y se puso manos a la obra.

Así nació Hahatay, sonrisas de Gandiol, un proyecto de desarrollo local y educación que hunde sus raíces en este pequeño pueblo de Senegal pero al que le han salido ramas que llegan hasta España. Junto a decenas de senegaleses sobre el terreno y españoles que donaban fondos o venían a arrimar el hombro en campos de trabajo, Dia logró construir dos gallineros para una cooperativa de producción avícola, apoyar los estudios de 25 niños del pueblo y reformar el espacio donde las mujeres procesan el pescado. En ello estaban cuando les contactó Ndeye Fatou Sarr, la maestra de educación infantil que en 2014 fue asignada a Gandiol.

"Cuando empecé a dar clase a los más pequeños, no teníamos ni siquiera un aula, les enseñaba debajo de un árbol. Era el mes de noviembre y hacía mucho frío, así que con mi dinero construí una caseta de madera, pero aquello era insuficiente y muy precario", recuerda. La maestra habló con Mamadou Dia y este decidió construir un aula de infantil en el terreno adquirido por Hahatay. Para ello decidió usar un material insospechado: 7.000 botellas de plástico rellenas de arena con un revestimiento de adobe. Granito a granito y gracias a la colaboración de unos 80 voluntarios, la escuela fue cogiendo altura hasta que el pasado 2 de enero abrió sus puertas. Hoy, 48 niños de entre tres y seis años aprenden educación musical, psicomotricidad, higiene y un poquito de lengua y matemáticas sin tener que pasar frío, exponerse al sol o esperar a que pare la lluvia. "Estoy tan contenta que casi no me lo puedo creer", asegura Ndeye Fatou Sarr.

Tras ocho años en Europa, Mamadou Dia decidió volver, convencido de que la emigración no era la respuesta y de que África debía desarrollar todo su potencial a partir de algo tan esencial como la formación

La cosa no se paró ahí. Justo detrás de la escuela ya apunta maneras el que es, por ahora, el proyecto estrella de Hahatay y en el que una decena de obreros se afana sin descanso. Se trata del centro Sunu Xarit Aminata, un edificio dividido en cuatro partes que pretende animar la vida cultural y juvenil de Gandiol. Los primeros planos del proyecto fueron concebidos por la arquitecta vasca Nerea Pérez-Arróspide Navallas, amiga de Dia que, siguiendo la costumbre local, había sido rebautizada con el nombre de Aminata. Sin embargo, un trágico suceso sacudió los cimientos de la iniciativa.

La joven falleció en un accidente de tráfico en septiembre de 2015 y lo que pudo haber sido el fin de una idea se convirtió, paradójicamente, en su impulso definitivo. Los amigos y familiares de Pérez-Arróspide Navallas hicieron suya la iniciativa y, usando el nombre que le dieron en Senegal, crearon la Asociación Aminata para la Educación y la Cultura. El centro cultural, que abrirá sus puertas en octubre de este año, se llamará Sunu Xarit Aminata (Nuestra amiga Aminata).

"Fue en el funeral de Nerea en Bilbao", recuerda su hermana Ainhoa. "Allí estaban familiares y amigos y decidimos hacer realidad el proyecto por el que tanto había luchado". A partir de los dibujos originales en los que ya se recogía la idea del centro y aspectos como la construcción con adobe y la ventilación natural, las arquitectas Ana Martín y Thaisa Comelli recogieron el testigo y levantaron los planos, contando siempre con el apoyo de Rocío Alonso y el aparejador Paco Campos. Tras sucesivos viajes y estancias en Gandiol, la obra arrancó en marzo y comenzó a tomar cuerpo en junio pasado. "Fue el momento más difícil, en pleno mes de ramadán y en época de lluvias, pero las cosas empezaron a funcionar".

Cuando empecé a dar clase a los más pequeños, no teníamos ni siquiera un aula, les enseñaba debajo de un árbol

Ndeye Fatou Sarr, maestra 

En la actualidad son los también arquitectos Adriano Redondo y Déborah Cohen, llegados a Senegal en diciembre, quienes se encargan de supervisar los trabajos. Con un entusiasmo contagioso, Redondo explica: "Es la primera dirección de obra que llevamos, aquí las cosas son muy diferentes, existen planos, pero muchas decisiones se toman en la obra sobre la marcha. Por ejemplo, en Senegal la cimentación no suele ser muy sólida y nosotros hemos insistido mucho en ella". Sonríe cuando recuerda los problemas surgidos con el adobe, el material escogido para la construcción. "Pese a que funciona mejor desde el punto de vista térmico, el uso del adobe se está perdiendo, la gente construye con hormigón, por eso hemos ido aprendiendo a medida que íbamos avanzando", agrega Cohen.

Conseguir el dinero necesario no ha sido fácil. Si en un primer momento se calculó que harían falta 50.000 euros, finalmente la cantidad quedó fijada en 80.000, de los que 65.000 se han obtenido en un tiempo récord. Roberto Miguel y Ainhoa Pérez-Arróspide Navallas, con el incansable apoyo de Periko y Elena, los padres de Nerea, consiguieron implicar a cientos de personas en España. "Ha sido la parte más bonita", explica la joven, "prácticamente todo el dinero, salvo una subvención del Ayuntamiento de Sangüesa, se ha conseguido de donaciones privadas y de recaudación mediante eventos: conciertos, comidas solidarias, un taller de mandalas, carpas en fiestas, mercadillos, batucadas… Hemos hecho de todo".

Si en España muchos han arrimado el hombro, en el terreno la clave ha sido el proceso participativo, que ha incluido la capacitación de los jóvenes de Gandiol a la vez que iban acometiendo los trabajos de construcción, la celebración de jornadas de acción comunitaria en la que los vecinos se acercaban a la obra y contribuían en lo que podían, apropiándose del proyecto, y las visitas a asociaciones y colectivos de la zona para escuchar e integrar sus propuestas. Y también están Irene Sánchez, siempre en movimiento, y el versátil Pablo Cobo, tanto para un roto como para un descosido, Natxo Iruarrizaga —que se ha encargado de la página web y las redes sociales—, Laura Feal —pendiente de todo— y decenas de entusiastas de ambas orillas como Pape Diop, Assane Dia y tantos y tantos otros.

Si en España muchos han arrimado el hombro, en el terreno la clave ha sido el proceso participativo

Solo falta un pequeño empujón y ocho meses de trabajo para que el Centro Cultural Sunu Xarit Aminata sea por fin una realidad. "Está compuesto por cuatro espacios en los que habrá una sala polivalente, una biblioteca, aulas, la administración del centro y una emisora, Radio Gandiol, un proyecto experimental de radio libre", explica Mamadou Dia. "Fue como una luz que apareció en mi vida", asegura Ainhoa Pérez-Arrospide. "Mis padres han tenido miedo de que esté viviendo la vida de mi hermana, pero yo les digo que no, que es mi vida. Es cierto que todo nace de su idea, pero ahora puedo decir que es nuestra, de todos los que se han sumado. Esa es la magia de este proyecto".

Más información