Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Bowie supo que se iba a morir mientras grababa ‘Lazarus’

Un documental que se emitirá coincidiendo con el primer aniversario de su muerte desvela nuevos datos de sus últimos días

David Bowie
Fotograma del vídeo 'Lazarus', de David Bowie.

David Bowie descubrió que su cáncer era terminal tres meses antes de su muerte, según revela un nuevo documental sobre el artista. El músico falleció el 10 de enero de 2016, pocos días después de cumplir los 69 años y del lanzamiento de su 25º álbum de estudio, Blackstar. Un documental de la BBC que se emitirá en lo que habría sido el 70 cumpleaños de Bowie reveló que el cantante descubrió que su tratamiento ya no le hacía efecto mientras estaba rodando el vídeo musical de Lazarus.

El director del vídeo musical Johan Renck, dijo: "Más tarde descubrí que la semana que estuvimos rodando fue cuando se enteró de que su tratamiento se acababa, que su enfermedad había ganado". Renck agregó que el vídeo, que muestra a Bowie acostado en una cama con los ojos cubiertos por vendas no se refería a la enfermedad del cantante. "Para mí tenía que ver con un aspecto bíblico. No tenía nada que ver con él estuviera enfermo". Lazarus fue el regalo de despedida para los fans del cantante, en opinión de sus amigos.

En una entrevista se le pregunta a Bowie si siempre quiso ser famoso, a lo que él contesta: "Sí. Es más que ser una estrella. Lo que realmente quiero es ser productivo. No me basta con ser una estrella de rock 'n' roll". 

En el documental también aparece su antiguo productor Tony Visconti, quien dijo que Bowie estaba "en la cima de su carrera" al grabar Blackstar. "David tenía grandes, grandes ideas".

La cinta, dirigida por Francis Whately —que ya estuvo al frente de David Bowie: Five Years en 2013—, incluirá sonido inédito de la grabación de Lazarus y desvelará aspectos desconocidos del compositor, con entrevistas de allegados, centrándose en sus dos últimos trabajos, The Next Day y el citado Blackstar.

Con más de 136 millones de discos vendidos en todo el mundo, entre su extenso y admirado legado, Bowie, afincado en Nueva York durante años, alcanzó el estrellato en 1972 con The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spider From Mars.