Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menores no acompañados: las nuevas almas vagabundas de Atenas

Chavales viven, trabajan, incluso se prostituyen en las calles de Atenas para poder continuar su viaje a Europa

Rukhsar Sameem, niño afgano de cuatro años, en el campo de refugiados de Oinofyta, a 58 kilómetros de Atenas (Grecia).
Rukhsar Sameem, niño afgano de cuatro años, en el campo de refugiados de Oinofyta, a 58 kilómetros de Atenas (Grecia).

Atenas oscurece un día más. Para los centenares de refugiados bloqueados en Atenas, 62.000 en toda Grecia, este es otro anochecer atrapados, a medio camino del paradero deseado: Alemania, Austria, Francia. Tras el cierre de la ruta balcánica en marzo, los adultos desesperan en los 40 campos de refugiados que Grecia ha levantado y los jóvenes luchan para divisar un futuro que, a su parecer, este país con un 24% de paro no les puede ofrecer. Según los datos de noviembre proporcionados por el Centro Nacional griego para la Solidaridad Social (EKKA) existen 2.400 menores no acompañados. A estos jóvenes que han viajado sin la protección de un adulto les une una obsesión: salir de Grecia. Los menores preparados para retar las fronteras selladas deambulan por las calles del centro de Atenas con la esperanza de que esta es la ciudad les proporcione el dinero y los contactos para continuar a bordo del trayecto que empezaron en Afganistán, Siria o Iraq. A menudo, sin embargo, esta capital deviene una trampa para estos chavales, que terminan siendo esclavos de las redes de traficantes, las drogas y la prostitución.

Niños refugiados sin techo

Yousef Dasuli y Sohrab Hasmir, de Afganistán, esperan la sopa caliente que la ONG griega Steps ha preparado en un habitáculo de unos 20 metros cuadrados en el centro de Atenas. En esta pequeño recinto, al que acuden semanalmente decenas de inmigrantes y griegos sin techo, ofrecen comida, asistencia médica y compañía unas pocas horas a la semana. Yousef y Sohrab, de 14 años, agradecen con una tímida sonrisa la agradable sopa caliente y las dos rebanadas de pan que les ha concedido una voluntaria. Los dos hermanos de Kabul, así se presentan a pesar de no ser parientes de sangre, engullen la sopa con extrema rapidez para contrarrestar el frío que les había acechado las dos noches anteriores. Explican que habían descansado arropados con una manta sobre el suelo de la plaza Victoria, apenas a un kilómetro de la parada de la ONG que les proporciona comida. Esta noche, una voluntaria les ha encontrado techo en una escuela ocupada, gestionada por activistas.

Estos afganos, que han recorrido centenares de quilómetros sin los consejos y ni el afecto de sus padres, huyeron clandestinamente de la isla de Samos hace un mes. Ahora ven que sus ahorros, cuyas cantidades no quieren concretar, empiezan a escasear. No disponen de más alternativa que la calle porque, según explican, ninguna organización les ha ofrecido un techo donde resguardarse debido a la falta de plazas en la decena de centros para menores no acompañados de Atenas. Estos centros son levantados y gestionados por diversas ONG, como Praksis y Metadrasi, que luchan para abrir nuevos centros al ver que la cantidad de niños migrantes que hay en la calle es abrumadora, según explican sus respectivos portavoces.

En uno de los empobrecidos barrios del centro de Atenas, decenas de jóvenes inmigrantes ofrecen sus servicios sexuales a cambio de unos pocos euros, dos o cinco

De acuerdo con las cifras de EKKA, 1.610 menores no acompañados registrados en toda Grecia permanecen a la espera de poder dejar la calle, los centros de detención, las comisarías o los campos de refugiados para trasladarse a estos centros para menores. Lora Pappa es la presidenta de la ONG Metadrasi, una de las principales organizaciones de Atenas encargadas de ofrecer protección a estos niños con alto riesgo de caer en las manos de traficantes. Declara que las cifras siguen aumentando después de que Grecia se convirtiera en una ratonera para los refugiados. “Estamos haciendo un esfuerzo enorme para crear más centros, pero es imposible abastecerlo todo”, confiesa Pappa.

Un 27% de los refugiados varados en Grecia son niños, de acuerdo con las cifras oficiales de Acnur. Organizaciones humanitarias griegas estiman que entre el 7% y el 10% de los más de 62.000 refugiados atrapados en todo el país son menores no acompañados. Sin embargo, no existen cifras oficiales sobre el número de chavales desamparados que vagan por Atenas, porque no están registrados. Algunos se escapan antes de ser inscritos por las autoridades en los centros de detención de las islas; otros declaran venir acompañados de sus familiares cuando en realidad dependen de conocidos o de las mafias en las que confían para continuar el viaje. Un informe de la Oficina Europea de Policía (Europol) revelaba a principios de este año que al menos 10.000 niños refugiados habían desaparecido nada más llegar a Europa.

Las comisarías, la alternativa habitacional para los niños

Tumbarse sobre el gélido arcén no es a lo que más temen Yousef y Sohrab cuando es hora de cerrar los ojos para dormir. “No nos gusta estar por la calle porque no tenemos papeles y nos da miedo que la policía nos pille”, explica el joven Sohrab mientras inhala el humo de un cigarro. Ni las condiciones meteorológicas adversas ni la crudeza de la naturaleza que sus ojos han visto desafiando dunas, montañas y olas asusta a estos chavales. Sin embargo, los cuerpos y fuerzas de seguridad han sido una amenaza durante todo el trayecto. “¡En Irán la policía nos podía disparar!”, exclama Yousef mientras imita el recorrido de una bala con su mano. Su compañero relata con pavor como fue interceptado hasta cinco veces por la policía búlgara y deportado hasta Turquía. Ellos conocen mejor que nadie que en Grecia no están a salvo de detenciones.

La escasez de infraestructuras para estos chavales que se han subido a los botes sin la compañía de un adulto es una de las causas por las que algunos menores permanecen encerrados en las celdas de comisarías de Atenas. Así lo explican las autoridades griegas y las mismas organizaciones encargadas de proveer asistencia. Un informe publicado por Human Rights Watch el pasado setiembre denuncia que esta medida provisional a menudo podría contravenir la normativa griega e internacional porque los arrestos son en muchos casos “arbitrarios y prolongados”.

Atenas, primera parada de las rutas ilegales hacia Europa

La impaciencia, la desinformación y la frustración con las vías legales han empujado a estos afganos de 14 años a buscar rutas para llegar a Alemania al margen de la ley. El procedimiento de reunificación familiar y el de recolocación a un país de la Unión Europea –restringido a sírios y algunos iraquíes– puede tardar meses. La lentitud burocracia ha sido denunciada reiteradas ocasiones por Acnur, que ha instado recientemente a los países europeos a “incrementar las vías seguras de acceso a Europa para los refugiados”, así como a instaurar “un sistema de asilo simplificado que permita identificar, registrar y tramitar las llegadas rápida y eficazmente”. Para Lora Pappa, la directora de la ONG Metradrasi, existe una relación muy estrecha entre el cierre de fronteras y los niños refugiados que viven y buscan dinero en las calles de Atenas: “Los menores no acompañados se ven forzados a trabajar en la calle porque necesitan dinero para pagar a los traficantes con el objetico de llegar a Europa”.

“Creen que una vez estén en Atenas las cosas serán más fáciles para salir del país”, explica Anna Papadopoulos, una educadora social que trabaja a diario con este colectivo vulnerable. “Tenemos que conciliar con problemas psicológicos que no podemos resolver”, cuenta. Destaca que, aunque los perfiles de menores son muy diversos, existe un parámetro común: “Quieren salir de Grecia y, en eso, no les podemos ayudar”. En realidad, según cuenta esta asistente, la sensación de vacío e incertidumbre también persigue aquellos que están bajo custodia del ministerio fiscal en los pocos centros habilitados para su estancia. Algunos han venido a buscar un salario a Europa para poder enviárselo a sus familias, otros simplemente han huido de la guerra y esperan reencontrarse con sus parientes en algún punto de Europa. “En el peor de los casos, que se repite muy a menudo, trabajamos con chavales que han perdido a sus dos progenitores, que necesitan dinero y protección”, añade Papadopoulos.

Las drogas y la prostitución, la única salida

Para Yousef y Sohrab, Atenas es también es una parada para poder llegar a Alemania, donde les esperan en ambos casos sus hermanos. “Queremos llegar a Patras [Grecia], ir en barco hasta a Italia y luego continuar hacia arriba”, explica Yousef entusiasmado. Aseguran disponer del dinero para poder pagar a los traficantes que les ayudaran a esconderse en un ferri. Son muchos los que no disponen de ese dinero para seguir esta ruta, reporta Tasos Smetapoulos, activista de No Borders y de la ONG Steps. La ley griega impide hacer contratos laborales a los menores de 18 años, por lo que cuando los recursos económicos llegan a su fin, las mafias se conviertan en los guardianes de los menores. La prostitución es el primer paso y después, muchos terminan adictos a las drogas, como la sisa o la heroína. “No pueden lidiar con su sentimiento de culpabilidad y soledad, es un círculo vicioso”, explica el activista.

Como cada anochecer, entre los árboles del parque Pedión Areos, situado en uno de los empobrecidos barrios del centro de Atenas, decenas de jóvenes inmigrantes ofrecen sus servicios sexuales a cambio de unos pocos euros, dos o cinco. “Nos colocamos en fila y ofrecemos sexo a los hombres que acuden al parque”, narra Emilu Naskés sin levantar el ojo de su taza café. Este joven de 20 años, de Bulgaria, trabaja cada noche en este peligroso parque buscando clientes, hombres de entre 30 y 60 años. Según explica este joven que lleva dos años acudiendo cada anochecer al parque, el perfil de víctimas de explotación sexual ahora está cambiando, en su mayoría son menores de origen afgano y sirio.

“Alguna vez he dormido en este parque, pero no podía ni cerrar los ojos por el miedo a que me robaran”, narra Emilu. Esta área verde convertida en un nido de drogas y prostitución es también el techo que de decenas de migrantes. Emilu confiesa que se refugia solo en la marihuana y el tabaco, pero a su alrededor ha visto otro tipo de adicciones aún más peligrosas para la salud. “Veo chicos de 14 años fumando sisa”, una droga conocida como la cocaína de los pobres. “Cada vez que lo veo tengo ganas de lanzarla al suelo”, exclama enojado. Pedión Areos no es el único lugar donde se intercambian servicios sexuales. En las penumbrosas calles colindantes a la plaza de Omonia, también en el corazón de la capital, es frecuente ver hombres de edad avanzada, en su mayoría griegos, pactando precios o dando comida a refugiados menores de edad con los que pasarán unas horas encerrados en una de las mugrientas pensiones que rodean la plaza.

Más información