Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El negocio de la fama y el ‘photocall’

Isabel Preysler, Elsa Pataky, Paula Echevarría, los hermanos Rivera Ordóñez y Miguel Ángel Silvestre son los más cotizados en un mercado que mueve miles de euros

Isabel Preysler, el pasado martes.
Isabel Preysler, el pasado martes. WireImage

Tras meses dando la vuelta a medio mundo, Isabel Preysler se presentó ante los medios de comunicación el pasado martes en Madrid. Lo hizo vestida de blanco y llena de brillantes. Nada era casual. El color irremediablemente hizo pensar en sus planes de boda con Mario Vargas Llosa y las joyas eran el motivo de su comparecencia: un acto promocional de la joyería Rabat. A sus 65 años, Preysler sigue siendo la reina de la prensa del corazón y de los photocalls. El anuncio de su presencia mueve a los medios, las firmas lo saben y por eso la buscan. Es una famosa a la vieja usanza. No tiene representante, ella misma negocia las condiciones de sus contratos y trabaja siempre con firmas con las que la une una relación que los interesados califican de “familiar”. Ahora sus parientes son la familia Colonques dueños de Porcelanosa y los joyeros Rabat. Pocos saben lo que cobra pero en el sector de las agencias de imagen se sabe que es de las más caras.

 Qué se cobra por un photocall o por una campaña conocida como 360º —que incluye, además, anuncios, comparecencias de prensa y mensajes en las redes sociales— parece ser un secreto de Estado. Todas las agencias consultadas dan información a cuenta gotas. El top lo tienen las estrellas de Hollywood que si son llamadas desde España pueden ganar hasta 1,5 millones de euros por trabajo. Las cifras más bajas en este negocio son para los famosillos de segunda fila que acuden solo a ponerse delante de un cartel publicitario y a responder a alguna pregunta a cambio de unos 2.000 euros. La combinación de fama y publicidad mueve miles de euros y también de alguna manera establece qué personajes están de moda o no.

Paula Echevarría es la preferida de muchas firmas. En ella ven a una mujer joven, trabajadora y natural que, además, está casada con un cantante famoso, David Bustamante. La actriz lleva ocho años ininterrumpidamente en la pantalla. Ahora con el regreso de Velvet su presencia en los medios ha aumentado pero ella es de las pocas que no necesita novedades profesionales para estar solicitada. Trabaja con varias marcas desde hace tiempo y se ha convertido en un referente para muchas mujeres. Se trata de una de las profesionales que firma contratos 360º y una de las mejor pagadas. Sus contratos tienen seis cifras porque, entre otras cosas, su influencia llega donde no llegan otras como Isabel Preysler. La intérprete se ha convertido en toda una potencia en las redes sociales. Además de tener un blog, posee una cuenta de Instagram con 1,4 millones de seguidores.

“Paula firma contratos en los que se compromete a hacer un anuncio, los carteles, a comparecer ante la prensa, a hacer entrevistas personales y, además, a difundir los productos que anuncia a través de sus redes sociales”. Lo cuenta el propietario de una agencia de comunicación e imagen que suele contratarla, pero que prefiere mantenerse en el anonimato. Y es que en este mundo de fama y dinero la discreción es fundamental, dicen los interesados.

El actor Miguel Ángel Silvestre.
El actor Miguel Ángel Silvestre. GTRES

Un personaje resulta atractivo para las firmas si tiene además una noticia que contar, advierten los especialistas consultados. Si se está embarazada hay más posibilidades de que te llamen. Un ejemplo, la modelo Helen Lindes que será madre en solo dos meses. Si te casas y te divorcias rápido, aún más. Otro ejemplo, Alba Carrillo. Y si aparte de ser famosa tienes un marido que es estrella de Hollywood, todavía más. Es lo que le sucede a Elsa Pataky, que a pesar de haber disminuido sus trabajos en la gran pantalla sigue siendo otra de las reinas de la publicidad. De vez en cuando deja a sus niños en Australia con su marido Chris Hemsworth y llega a España para hacer una campaña. Su caché es de los más elevados, solo comparable con el de Isabel Preysler.

La actriz Blanca Suárez y la periodista Sara Carbonero también actúan como referentes en este sector. Gustan a las más jóvenes que ven en ellas una fuente de inspiración. Carbonero desde que está en Oporto ha descendido algo en las cuotas de interés pero Suárez aguanta. En solo unos días volverá a ser imagen de una firma de productos de peluquería.

Paula Echevarría en un acto de promoción.
Paula Echevarría en un acto de promoción. GTRES

Los hombres también participan de este mercado. Al frente de él está el actor Miguel Ángel Silvestre que ha subido en interés y caché desde que se marchó a trabajar a EE UU. Los hermanos Rivera Ordóñez, Francisco y Cayetano, son otros referentes. Pero nada como el hijo mayor de los Beckham. Brooklyn se ha convertido ya en otra estrella de esa popular familia. Inditex, que hace poca publicidad de este tipo, le contrató hace 15 días para que protagonizara la campaña de Pull&Bear e hiciera acto de presencia en una fiesta en Narón (Galicia). Su contrato fue un éxito que le costó a Amancio Ortega una cifra de más de seis dígitos.