El agua: ¿cosa de mujeres?

Cualquier política pública sobre agua debe incorporar una perspectiva de género ya que ellas dedican más de 125 millones de horas al día a recolectarla

En 1969, cuando Neil Armstrong y su compañero Buzz Aldrin llegaron a la luna a bordo de la nave Apolo 11, nadie cuestionó lo que el progreso tecnológico había hecho posible: conquistar el espacio, un verdadero hito para la civilización moderna. Lo que hubiese costado trabajo creer en ese momento es que 47 años después, aquí en la tierra, las mujeres en un país como Sudáfrica aún caminen diariamente el equivalente a 16 veces la distancia ida y vuelta a la luna para recoger el agua que sus familias necesitan para sobrevivir. También podemos interpretar esta cifra mirando el reloj: alrededor del mundo, mujeres y niñas dedican más de 125 millones de horas cada día a recolectar agua para sus familias en recipientes que pueden llegar a pesar hasta 20 kilos.

El papel tradicional de las mujeres en el hogar explica por qué los hombres dedican más tiempo a actividades remuneradas y las mujeres se ocupan de los quehaceres domésticos, un trabajo esencial para el funcionamiento de nuestra sociedad pero con muy poco reconocimiento y ninguna remuneración monetaria. Por ende, cuando no hay servicio de agua (o este es limitado) las mujeres en el mundo, principales usuarias, prestadoras y administradoras de los servicios, pasan más de seis horas diarias buscando agua, hirviéndola para beber, cocinar, bañar a los niños, limpiar la casa y lavar la ropa en lugar de ir a la universidad, trabajar o descansar. Y aún peor, las mujeres y niñas que no cuentan con un baño deben caminar grandes distancias, solas, en muchas ocasiones de noche para evitar ser vistas y/o acosadas, obligadas a defecar al aire libre, atentando contra su dignidad y seguridad personal.

En educación, una de cada cuatro niñas en el mundo no termina la escuela primaria, frente a uno de cada siete niños. Esto se debe, en parte, a que en muchos casos las escuelas no cuentan con baños y, cuando estos existen, por lo general no responden a las necesidades de las niñas, quienes se ven obligadas a ausentarse de las clases durante su menstruación. En términos del mercado laboral, las pérdidas son alarmantes: en África Subsahariana, 40.000 millones de horas se pierden cada año debido al acarreo del agua, lo que equivale a un año entero de trabajo de toda la fuerza laboral de Francia. Y cuando pensamos que en el mundo el 70% de las personas que vive en situación de pobreza son mujeres, asumiendo gran parte de las labores no remuneradas en el hogar, entendemos por qué el agua y el saneamiento son elementos clave para la sostenibilidad de las políticas de inclusión social.

Para combatir las desigualdades, tenemos que empezar por saber medir la dimensión del problema

En el sector de agua y saneamiento, las políticas públicas deben incorporar una perspectiva de género para asegurar su sostenibilidad. Para combatir las desigualdades, tenemos que empezar por saber medir la dimensión del problema. Aunque contamos con mucha información sobre el acceso a servicios de agua y saneamiento, muy poca está desagregada por sexo. Asimismo, es importante incorporar la perspectiva de género en nuestros proyectos, como por ejemplo a través de la capacitación y sensibilización sobre las diferencias en los roles de género o tomando en cuenta la opinión y necesidades específicas de las mujeres durante los procesos de toma de decisión ligados al diseño e implementación. Esto nos lleva a la necesidad de incrementar la participación de las mujeres en el sector: actualmente las mujeres están subrepresentadas, siendo solamente el 19,7% de los empleados del sector de agua y saneamiento (comparado con más del 60% en el sector servicios). Por tanto, es nuestra responsabilidad poner en marcha acciones que promuevan una participación igualitaria de hombres y mujeres en puestos de decisión (desde los ministerios hasta los comités de agua comunitarios), así como el desarrollo de políticas sectoriales y planificación y la administración de proyectos.

Solo me queda esperar que la próxima vez que escriba sobre las mujeres y la luna sea para narrar las aventuras de la nueva gran generación de astronautas exploradoras, en un mundo donde el acceso universal al agua y saneamiento pasó de ser un sueño de pocos a una realidad de todos.

Sergio I. Campos G es jefe de la División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo.

Más información