Nace la aplicación para escapar de la policía moral en Irán

Garshad se utiliza para combatir a los agentes que velan por el cumplimiento de las normas islámicas, en especial, en la vestimenta de las mujeres

Dos mujeres por las calles de Teherán. FOTO: Cordon Press / VÍDEO: Youtube

Hace una semana que la aplicación Garshad está al alcance de los ciudadanos iraníes para que puedan circular por la ciudad sin toparse con las patrullas de la policía moral que vigilan el cumplimiento de las normas islámicas, en especial, en la vestimenta de las mujeres. "Hace poco, indignados por toda esta opresión, empezamos a buscar alguna solución para formar una resistencia ante esta injusticia y de esta forma recuperar una parte de nuestra libertad, entonces la idea de Garshad se nos pasó por la mente", explica el sitio web Garshad la razón de su actividad.

La aplicación muestra los mapas de diferentes ciudades de Irán y los ciudadanos pueden actualizarlos al marcar en ellos el lugar donde se encuentran estas patrullas, y de esta forma todos los usuarios podrán evitarlas. Por eso Garshad subraya en su web que "la exactitud de esta aplicación depende de la colaboración de los ciudadanos".

"Garshad es compatible de momento para el sistema Android y si quiere tener éxito debe funcionar con la mayoría de los sistemas operativos porque el éxito de este tipo de software depende en mayor medida del número de sus usuarios", señala Nima Esfandiari, experto en Informática.

Mohammad Khaleghi, estudiante de Administración Comercial, la ve como un remedio tardío y opina que "los ciudadanos deberían haber tenido este tipo de aplicaciones hace unos años cuando la presencia de la policía moral por la ciudad realmente fastidiaba". La presión de este cuerpo policial ha disminuido mucho después de la llegada al poder en 2013 del actual presidente, Hassan Rohaní, y ahora la policía moral atosiga menos a las mujeres, aunque todavía sigue siendo activa.

"No creo que el desarrollo de una aplicación de este tipo les importe mucho a los iraníes, lo que nos importa es el tema de la economía, el empleo y la sanidad pública", apunta Azar Rahimi, una maestra de escuela de mediana edad que expresa su preocupación sobre el futuro de sus dos hijos.

El último caso de la presencia de estos policías que llamó la atención del público e hizo que después de unos meses el tema haya vuelto a aparecer en las redes sociales ocurrió hace dos semanas durante la celebración del Festival de Filme de Fajr con el motivo del 34º aniversario de la Revolución de Irán, donde suelen acudir chicas con una apariencia más progresista que siempre ha suscitado la sensibilidad en los sectores más conservadores y en especial en sus medios.

"A la policía o los basiyíes no les cuesta mucho neutralizar esta aplicación, solo hace falta que los que están en contra de este tipo de invasiones occidentales empiecen a introducir datos erróneos para que deje de ser una referencia confiable y útil", afirma Mojtaba Safi, estudiante de Ingeniería de polímero y miembro de Basij (Voluntarios Islámicos).

Aun así, nada más salir la citada aplicación, el sitio Garshad fue bloqueado en Irán, como señal de la prudencia del sistema iraní ante su posible éxito. Aunque ese bloqueo no estorba mucho a los internautas iraníes, ya que casi todos cuentan con un desbloqueador en sus móviles y ordenadores.