Gran pelea de valientes

Ante una presión creciente que amenaza con estrangular la posición, un contraataque violento es casi siempre mejore que una defensa pasiva