Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Del vertedero a la pasarela

El diseñador Moisés Nieto lanza una colección elaborada con tela fabricada a partir de botellas de plástico recicladas

¿Alta costura hecha con botellas de plástico infamante? ¿Vestidos ecológicos? ¿Moda sostenible y portadora de conciencia social? Parece broma pero no lo es. Por primera vez en España, una pasarela —Madrid Fashion Show— y una organización dedicada al cuidado del medio ambiente —Ecoembes— han unido fuerzas para promover el uso de materiales reciclados en el diseño de colecciones de moda y para impulsar la utilización de tejidos verdes entre los profesionales del vestir.

La puesta de largo de la inusual iniciativa tendrá lugar el 8 de febrero en la plaza de Colón, cuando arrancarán tres días de desfiles y glamour en la undécima edición de la MFSHOW, en la que que 18 diseñadores darán a conocer sus últimas creaciones. Es en este contexto en el que el joven diseñador español Moisés Nieto mostrará la colección femenina que acaba de elaborar con un 80% de tejidos reciclados, básicamente a partir de microfibras y filamentos de algo tan malsonante y horrible de imaginar como el tereftalato de polietileno, materia prima principal para la producción de envases de agua mineral, bebidas carbonatadas y aceites.

El diseñador mostrará el próximo 8 de febrero la colección femenina que ha elaborado con un 80% de tejidos reciclados

“Yo siempre reciclo en casa, pero jamás imaginé que de las botellas podían salir telas de esta calidad y mucho menos que iba a acabar haciendo esto”, dice Nieto en su estudio del centro de Madrid. Al lado de un maniquí, de una pared cuelgan los dibujos de las 20 piezas que componen la colección Ecoembes by Moisés Nieto. Algunos son minivestidos rectos y minifaldas casi de adolescente, otros tienen cortes más masculinos, con pantalones en vez de faldas, pensados para “una mujer con poder”, y por último se distingue una tercera línea de trajes más sofisticados y femeninos.

Cerca de los patrones hay varios rollos de tela de diversos colores. Parecen normales, pero no. Para la elaboración de cada metro de este paño son necesarios aproximadamente ocho envases de litro, así como lo oyen, si bien las botellas que uno mete diariamente en los contenedores amarillos pasan por un complejo proceso industrial y diversos tratamientos químicos que acaban por someter al innoble plástico hasta convertirlo en una fibra con muchas prestaciones, de donde se obtienen tejidos más duraderos y que además son transpirables, impermeables y con propiedades antibacterianas. “Es increíble”, admite Nieto mostrando el rollo; “si no te lo dicen no lo distinguirías de uno normal”.

Cuenta el diseñador que esta aventura comenzó el año pasado, cuando Ecoembes —la entidad sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación y reciclaje de los envases de plástico, las latas y los briks (contenedor amarillo) y los envases de cartón y papel (contenedor azul) en toda España— le invitó a participar en un concurso creado con la intención de mostrar a la industria de la moda las posibilidades que ofrecen los tejidos reciclados y la importancia de sentar las bases de una moda sostenible, como parte de los esfuerzos para concienciar a la sociedad de los beneficios del reciclaje.

“Los diseñadores tenemos la oportunidad de ser vehículos para fomentar esta conciencia, que no se circunscribe sólo a la moda sino que es algo mucho más amplio: cada vez usamos más medios de transporte ecológicos, comemos productos ecológicos y la misma filosofía debe aplicarse a cómo nos vestimos”. Asiente Nieves Rey, portavoz de Ecoembes, que recuerda lo dificil que fue introducir el reciclaje en España cuando empezaron, hace ya 18 años. “En 2014 se procesaron en España más de 1,2 millones de toneladas de envases ligeros y de cartón y papel, alcanzándose una tasa de reciclado del 73%”.

Dice Nieto que cuando le dijeron que había ganado el concurso entendió que el verdadero premio era haber conocido unos tejidos ecológicos de los que no tenía ni idea y que ahora piensa seguir utilizando. Del plástico más inmundo al prêt-à-porter.

Más información