Selecciona Edición
Iniciar sesión

Cerrado el contencioso de D&G con el fisco

El hermano de Domenico Dolce, que era el último investigado, ha sido absuelto

El último de los investigados por la supuesta evasión fiscal de la firma de moda italiana Dolce & Gabbana ha sido absuelto y el caso queda oficialmente cerrado. El hermano de Domenico Dolce, Alfonso Dolce, era el último indagado y el único acusado que podría haber tenido que ir de nuevo a juicio. Trabajó como representante legal de la compañía Gado, una sociedad con sede en Luxemburgo que, sin embargo, se gestionaba desde Italia y que era propietaria de dos marcas que forman parte del grupo Dolce & Gabbana. La policía fiscal italiana había acusado a esta empresa de estar creada para evadir impuestos en Italia.

Con la absolución del Tribunal de Apelación de Milán, se pone fin a la última sospecha de que esta compañía sirvió para evitar pagar al fisco italiano. "Por fin, está definitivamente cerrado el caso, con un veredicto indiscutible que no admite dudas: no hay ningún caso sobre el que haya que responder", ha dicho el abogado de Dolce, Massimo Dinoia.

Stefano Gabbana (izquierda) y Domenico Dolce.

En octubre de 2014 ya fueron absueltos los dos diseñadores, Domenico Dolce y Stefano Gabbana, por el Tribunal Supremo de Italia. Recurrieron al Alto Tribunal después de haber sido condenados a un año y seis meses de prisión por una evasión fiscal de cerca de 200 millones de euros. Pero el Supremo estimó que los hechos no existieron y la creación de la empresa Gado "sí tenía sentido" y no fue diseñada para evadir impuestos en Italia. Con ellos, fueron también absueltos los directivos de la firma Luciano Patelli, Cristiana Ruella y Giuseppe Minoni que también estaban acusados en este proceso que comenzó hace más de tres años.

La polémica entre dos de los diseñadores más famosos del mundo y las autoridades italianas ha visto los dos extremos: los modistos cerraron sus tiendas en Milán durante tres días en 2013 por "indignación" después de que el Ayuntamiento quisiera impedir su presencia en la Semana de la Moda por estar acusados de evadir impuestos. Un año después, en octubre de 2014, proclamaron un "Viva l'Italia!" cuando fueron absueltos. "Siempre hemos sido honestos y estamos extremadamente orgullosos de este reconocimiento por parte de la Justicia italiana", expresaron.

Domenico Dolce y Stefano Gabbana no son los únicos famosos que han protagonizado desencuentros con el fisco italiano. Sofía Loren, Luciano Pavarotti, Alberto Tomba y Valentino Rossi también han sido perseguidos por Hacienda por evasión fiscal, un gran problema de las finanzas italianas.