Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CONVERSACIÓN GLOBAL

Silicon Valley, mucha tecnología y poca igualdad

Las mujeres representan menos del 30% de los empleados y apenas el 10% de los técnicos

Lo mejor de ser mujer en el mundo tecnológico es no tener que hacer fila para ir al aseo. Da igual que sea un evento pequeño o una gran conferencia con más de 10.000 asistentes, sobra el espacio. Lo peor es todo lo demás: salario más bajo, menos posibilidades de ascenso y dificultades para conciliar la vida familiar.

El papel de la mujer en Silicon Valley es secundario. Son menos del 30% de los empleados y apenas llegan al 10% en puestos de carácter técnico. Su lugar está en los departamentos de marketing, secretariado o comunicación en la mayor parte de las empresas.

Ellen Pao, la socia de uno de los fondos de capital riesgo de Silicon Valley, dio la voz de alarma. Se sentía discriminada dentro de su firma KPCB. Perdió en el juzgado, pero puso el foco en la discriminación.

No es un caso aislado y la situación está cobrando tintes que rozan lo violento. SXSW es un evento anual, un festival, donde se reúne lo más granado del mundillo startup. Cada año se celebra en Austin. En la edición de 2007, Twitter pasó de ser una herramienta local con poco más de medio millón de registros a superar el millón tras su paso por el evento. En 2009 la explosión le tocó al servicio de localización FourSquare. La próxima edición, que se celebrará en marzo, contaba con un panel dedicado a analizar por qué las mujeres se quedan al margen del éxito en este mundo de cifras mareantes, especialmente en el sector del videojuego.

La sucesión de amenazas a las asistentes y la organización a través de mensajes en redes sociales ha hecho que el director del mismo cancele la mesa redonda. Vox Media y Buzzfeed, dos medios de comunicación centrados en los millenials, han anunciado que no cubrirán la cita como protesta por ceder a la presión machista.

El festival se plantea corregir su decisión inicial con una jornada completa a analizar la situación. Lo único seguro es que en Austin tampoco habrá que esperar para ir al cuarto de baño.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.