Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ni dama callada, ni devota resignada. Soy puta que reclama”

El pasado 29 de marzo las calles de Quito (Ecuador) se llenaron de mujeres que exigían el fin del machismo y la violencia sexual en el país