Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Dónde falla el sistema educativo?

Como estudiante de segundo de carrera me sorprendo de mi propia ignorancia. Obtuve una matrícula de honor en Bachillerato, hablo inglés y francés (tengo, por supuesto, los títulos de rigor que lo certifican), estudié música. Mis padres intentaron darme la educación integral que ellos no tuvieron. Mis profesores de instituto eran competentes, pero estaban demasiado preocupados por mantener la paz en clases de 40 personas. Demasiado centrados en que aprobáramos la Selectividad después.

A mis 19 años, puedo confesar sin pudor que no sé nombrar en orden a los reyes españoles de los últimos tres siglos (siempre fui de sobresaliente en Historia). Tendré dificultades a la hora de exponer el pensamiento de cualquier filósofo entre la Edad Media y el siglo XX. No sé cuándo vivió Mozart. Sin embargo, me apasionan las cuestiones sociales, feministas, aprender frases hechas en francés, la divulgación científica, la biomedicina y las novelas. Creo que la estética, la solidaridad, la participación ciudadana y la ciencia son los pilares más importantes de nuestra sociedad.

Juzguen ustedes cuáles fueron los fallos del sistema educativo. Piensen cuál puede ser la realidad de miles de jóvenes españoles que no tuvieron las mismas oportunidades que yo. Comprométanse, apoyen la escuela pública, blindémonos contra los recortes en educación y cambiemos entre todos este sistema fallido y que acusa titulitis. La mejora en las estadísticas PISA vendrá entonces sola.— María Quintana Romero.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.