EL ACENTO

La cultura de la trampa

Las universidades españolas adoptan medidas que penalizan conductas deshonestas como copiar en un examen o plagiar

SOLEDAD CALÉS

La búsqueda de la excelencia en la enseñanza está reñida con el trapicheo y la trampa; por eso muchas universidades están adoptando códigos éticos y normas internas que penalizan las conductas deshonestas. Junto a la matrícula, los alumnos de la Universidad Pública de Navarra, por ejemplo, tienen que firmar ahora una declaración en la  que se comprometen a no utilizar métodos fraudulentos. A no copiar, vamos. Es un propósito tan loable como necesario, pero no va a resultar fácil erradicar viejas prácticas de falsificar exámenes o currículo y plagiar contenidos.

En realidad, estas conductas no son exclusivas de los alumnos (algunos profesores también plagian), ni del mundo universitario (la Guardia Urbana de Barcelona tuvo que repetir en julio una prueba de acceso al cuerpo) y tampoco son muy diferentes de las que se ven en otros ámbitos, como las que afloran en los casos de corrupción que llegan a los juzgados. Todas encuentran un buen caldo de cultivo en cierta cultura de la trampa que viene de lejos. De la ficción a la realidad, del Lazarillo de Tormes al gran Dioni, los pícaros han gozado en nuestra cultura de gran tolerancia y hasta de simpatía popular: en un país de miserias, sus trapicheos eran interpretados como una forma ingeniosa de buscarse la vida.

Pero, contra lo que pudiera parecer, la trampa académica es también frecuente en otras culturas en teoría mucho menos permisivas. En poco tiempo, nada menos que un presidente, el de Hungría, y dos ministros alemanes, el de Defensa y la de Educación, además de un presidente del Bundestag, han dimitido tras saberse que habían plagiado en sus tesis doctorales.

Copiar y plagiar tampoco parece ser un recurso exclusivo de la mediocridad. La muy excelente —y elitista— Universidad de Harvard expulsó en marzo pasado a 60 alumnos por copiar en un examen; una mancha que la universidad trató de ocultar y que llevó a su dirección a espiar los correos de algunos decanos para averiguar quién había filtrado tan nociva noticia.

Nadie parece, pues, libre de pecado. La diferencia está en la respuesta. Mientras en unos lugares se expulsa y se dimite, en otros predomina aún la tolerancia. Sean, pues, bienvenidos estos intentos de cambio.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El problema de Francia

Los partidos políticos son los principales responsables de que cada vez que se produce un intento serio de modernizar el país se multipliquen las protestas en la calle. La cobardía ha provocado una crisis democrática

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Schopenhauer no enseñaría en esta universidad

No reina el mérito sino la rencilla académica, la envidia y la maledicencia

Decir DILE

Sería más simbólico y exacto hablar de ‘Diccionario de la Lengua Española’

Compromiso con la libertad

Mariano Rajoy se reúne con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, el líder opositor venezolano que lleva ocho meses preso, en un gesto que afirma el nuevo liderazgo internacional de España

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana