EL ACENTO

La cultura de la trampa

Las universidades españolas adoptan medidas que penalizan conductas deshonestas como copiar en un examen o plagiar

SOLEDAD CALÉS

La búsqueda de la excelencia en la enseñanza está reñida con el trapicheo y la trampa; por eso muchas universidades están adoptando códigos éticos y normas internas que penalizan las conductas deshonestas. Junto a la matrícula, los alumnos de la Universidad Pública de Navarra, por ejemplo, tienen que firmar ahora una declaración en la  que se comprometen a no utilizar métodos fraudulentos. A no copiar, vamos. Es un propósito tan loable como necesario, pero no va a resultar fácil erradicar viejas prácticas de falsificar exámenes o currículo y plagiar contenidos.

En realidad, estas conductas no son exclusivas de los alumnos (algunos profesores también plagian), ni del mundo universitario (la Guardia Urbana de Barcelona tuvo que repetir en julio una prueba de acceso al cuerpo) y tampoco son muy diferentes de las que se ven en otros ámbitos, como las que afloran en los casos de corrupción que llegan a los juzgados. Todas encuentran un buen caldo de cultivo en cierta cultura de la trampa que viene de lejos. De la ficción a la realidad, del Lazarillo de Tormes al gran Dioni, los pícaros han gozado en nuestra cultura de gran tolerancia y hasta de simpatía popular: en un país de miserias, sus trapicheos eran interpretados como una forma ingeniosa de buscarse la vida.

Pero, contra lo que pudiera parecer, la trampa académica es también frecuente en otras culturas en teoría mucho menos permisivas. En poco tiempo, nada menos que un presidente, el de Hungría, y dos ministros alemanes, el de Defensa y la de Educación, además de un presidente del Bundestag, han dimitido tras saberse que habían plagiado en sus tesis doctorales.

Copiar y plagiar tampoco parece ser un recurso exclusivo de la mediocridad. La muy excelente —y elitista— Universidad de Harvard expulsó en marzo pasado a 60 alumnos por copiar en un examen; una mancha que la universidad trató de ocultar y que llevó a su dirección a espiar los correos de algunos decanos para averiguar quién había filtrado tan nociva noticia.

Nadie parece, pues, libre de pecado. La diferencia está en la respuesta. Mientras en unos lugares se expulsa y se dimite, en otros predomina aún la tolerancia. Sean, pues, bienvenidos estos intentos de cambio.

 

Otras noticias

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • -----
  • -----

5º Premio

  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Cuba: la diplomacia del ballet

Durante el castrismo, bailarines y coreógrafos han sido perseguidos o condenados al ostracismo

Un museo y dos ciudades

El Dhub tiene un aire ausente porque está solo en su acera, pero por dentro vive Hace falta equidad para que el talento nidifique

Aquí no habrá plebiscitarias

Las propuestas más imaginativas de Mas y Junqueras revelan que la política, en el límite, es un juego de poder personal

Ocultar Convergència, o no

Tras las conferencias de Mas, Junqueras, Iceta y Herrera, hay cuatro hojas de ruta políticas diferentes para el futuro inmediato

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La imparcialidad inglesa

Vivimos en las antípodas de lo ecuánime. La falta de respeto por el otro lo contamina todo; por ejemplo, el proceso independentista. El dogmatismo desemboca en la arbitrariedad y la chabacanería política

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

¿Fin de los delirios?

La historia es lenta, pero no tiene vuelta atrás: algo ya ha cambiado en Cuba

Lo que me pareció que se decían Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EE UU y Cuba han hecho lo más difícil: aclarar medio siglo de historia

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana