EL ACENTO

La cultura de la trampa

Las universidades españolas adoptan medidas que penalizan conductas deshonestas como copiar en un examen o plagiar

SOLEDAD CALÉS

La búsqueda de la excelencia en la enseñanza está reñida con el trapicheo y la trampa; por eso muchas universidades están adoptando códigos éticos y normas internas que penalizan las conductas deshonestas. Junto a la matrícula, los alumnos de la Universidad Pública de Navarra, por ejemplo, tienen que firmar ahora una declaración en la  que se comprometen a no utilizar métodos fraudulentos. A no copiar, vamos. Es un propósito tan loable como necesario, pero no va a resultar fácil erradicar viejas prácticas de falsificar exámenes o currículo y plagiar contenidos.

En realidad, estas conductas no son exclusivas de los alumnos (algunos profesores también plagian), ni del mundo universitario (la Guardia Urbana de Barcelona tuvo que repetir en julio una prueba de acceso al cuerpo) y tampoco son muy diferentes de las que se ven en otros ámbitos, como las que afloran en los casos de corrupción que llegan a los juzgados. Todas encuentran un buen caldo de cultivo en cierta cultura de la trampa que viene de lejos. De la ficción a la realidad, del Lazarillo de Tormes al gran Dioni, los pícaros han gozado en nuestra cultura de gran tolerancia y hasta de simpatía popular: en un país de miserias, sus trapicheos eran interpretados como una forma ingeniosa de buscarse la vida.

Pero, contra lo que pudiera parecer, la trampa académica es también frecuente en otras culturas en teoría mucho menos permisivas. En poco tiempo, nada menos que un presidente, el de Hungría, y dos ministros alemanes, el de Defensa y la de Educación, además de un presidente del Bundestag, han dimitido tras saberse que habían plagiado en sus tesis doctorales.

Copiar y plagiar tampoco parece ser un recurso exclusivo de la mediocridad. La muy excelente —y elitista— Universidad de Harvard expulsó en marzo pasado a 60 alumnos por copiar en un examen; una mancha que la universidad trató de ocultar y que llevó a su dirección a espiar los correos de algunos decanos para averiguar quién había filtrado tan nociva noticia.

Nadie parece, pues, libre de pecado. La diferencia está en la respuesta. Mientras en unos lugares se expulsa y se dimite, en otros predomina aún la tolerancia. Sean, pues, bienvenidos estos intentos de cambio.

 

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Celebraciones en EE UU por las medidas migratorias anunciadas

Después del anuncio del presidente Barack Obama, la gente celebró la regularización de 'sin papeles' en distintos puntos de Estados Unidos

“Me gustaría ir a Madrid a conocer a Pedro Almodóvar”

El periodista y activista José Antonio Vargas es uno de los indocumentados que se podrán beneficiar de las medidas de Barack Obama

Los republicanos prometen una respuesta contundente a Obama

La oposición conservadora asegura que no se quedará de brazos cruzados ante la acción unilateral del presidente, pero no dice qué hará

Obama: “La inmigración nos define como país”

El presidente de EE UU defiende su acción ejecutiva de evitar la deportación de alrededor de cinco millones de inmigrantes sin documentos

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

LA CUARTA PÁGINA

La pasión por la democracia

Desde la caída del Muro de Berlín se observa una apatía cada vez mayor en los sistemas democráticos. Necesitamos no sólo ausencia de violencia y garantías institucionales, sino también responsabilidad moral

LA CUARTA PÁGINA

Cataluña y “la cárcel de los pueblos”

Hay un buen argumento para poder defender la idea de que Cataluña siga formando parte de España: cuando los países se desestabilizan, tardan mucho en conseguir normalizarse de nuevo

La muerte de Aurora

La vi por última vez en el verano del año pasado. Raspaba ya los 93 años y oía con dificultad. Necesitaba tiempo para terminar una biografía de Julio Cortázar, a quien profesó un intenso amor

LA CUARTA PÁGINA

El desamparo de Ayotzinapa

La desaparición y asesinato de 43 estudiantes es la conclusión del desastre nacional generado por la guerra contra el narcotráfico en México. Nada es tan peligroso para un país como el descrédito de su clase política

España no tiene quien le escriba

Hace falta una fuerza política que defienda el Estado, la unidad de la nación y la ley

El momento adecuado para bajar impuestos

Tras dos años de ajustes, el Gobierno ha elaborado un conjunto de cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana