COLUMNA

14 de abril

El grave problema político que atraviesa la monarquía consiste en que no teniendo el rey ninguna responsabilidad política, tiene la obligación moral de no permitirse la más mínima quiebra

La corrupción de lo mejor es la peor, decían los latinos. Corruptio optimi pessima. Si se da por supuesto que lo mejor en el orden social es un rey, un príncipe, una infanta, los yernos y demás parentela, se entenderá por qué en la opinión pública causa tanta alarma, no exenta de morbo, cualquier escándalo que se derive de la Casa Real. En nuestra monarquía parlamentaria el rey no tiene ningún poder político. Solo ejerce el papel simbólico de cohesionar la unidad del Estado cuya jefatura ostenta. Precisamente por ser un símbolo, el rey no tiene otra responsabilidad que la de ser ejemplar, la de moverse dentro de una esfera platónica, limpia y transparente, que dé un sentido mágico a ese residuo histórico e irracional que es la monarquía. Los reyes están ligados al propio azar ovárico-seminal. Dentro de esa granja dorada de reproducción en la que viven estos privilegiados individuos, la primera labor de un monarca consiste en engendrar un príncipe y sucesivos vástagos que aseguren el futuro de la dinastía a capricho de la genética. El grave problema político que atraviesa la monarquía en este país consiste en que no teniendo el rey ninguna responsabilidad política, tiene la obligación moral de no permitirse oficialmente la más mínima quiebra, puesto que una esfera, si no es perfecta, deja de ser esfera. Cuando esta figura platónica, que simboliza el Estado, se corrompe, la ficción política se convierte en una farsa y todo el tinglado del teatro se derrumba. En nuestro caso existe otro peligro añadido. En medio de los escándalos de la Casa Real se eleva un fantasma luminoso, que se aparece cada año en primavera, como una flor de acacia. Hoy es 14 de abril. Puede que la Segunda República, ahogada desde el principio por sus enemigos, fuera un desastre, pero todavía hoy constituye un paradigma de racionalidad, modernidad y regeneración idealista cuya fuerza estriba en que muchos ciudadanos sin haberla vivido la han convertido en un sueño. Monarquía o república no es todavía el dilema. Antes de cambiar de caballo en mitad del río turbulento de la crisis la opinión pública exige primero que se limpien las caballerizas del monarca para que la esfera del Estado sea un espejo en el que los ciudadanos se reflejen sin avergonzarse.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

‘The Washington Post’ se reinventa en las tabletas de Amazon

El diario estrena una aplicación en los productos Kindle Fire para leer una edición especial

Alta cocina con bichos en la Universidad de Alicante

El centro celebra la I Jornada Gastronómica de Insectos con charlas y degustación

Cáritas denuncia que más de 3.600 gallegos viven en la calle

La comunidad registra un ratio de 133 personas sin hogar por cada 100000 habitantes frente a la media española de 71. La entidad exige límites a los desahucios y la ocupación de casas vacías

Confebask acusa a ELA de querer “boicotear” el diálogo social

EFE

El sindicato acusa a la patronal de buscar su "ilegalización"

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Novela, música y poesía

Las notas que a lo largo del tiempo ha ido escribiendo el último premio Cervantes han servido para alimentar una obra en la que ha manifestado interés por las más distintas formas de expresión y por el pensamiento

Una oportunidad para Cuba

La esperada vuelta de La Habana a la Organización de Estados Americanos (OEA) debería contribuir a la democratización del régimen. El riesgo es que pueda interpretarse como una legitimación del comunismo

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Secesión: del proceso eufemístico al constitucional

El objetivo debe ser dialogar y negociar sin astucias y sin negar la realidad

La travesía de la igualdad

La ley contra la violencia de género redujo la impunidad pero todavía queda mucho por hacer

¿Regenerar sin leyes?

Antes de reformar, lo que hay que hacer es conservar lo que está bien y hacer que se aplique

Mucha frase, ningún discurso

El secretario general de Podemos consigue entusiasmar a su público con fuegos de artificio

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana