EDITORIAL

Obama, menos militar

Los nombramientos de seguridad deben aclarar el futuro de los ataques teledirigidos

Las nominaciones de Chuck Hagel para dirigir el Pentágono y de John O. Brennan para la CIA, a la espera de que pasen el tamiz del Congreso, van en la línea política seguida por Barack Obama en materia de seguridad en su primer mandato. Pero el segundo no tiene por qué ser continuista. Al contrario, ofrece la oportunidad —de hecho, plantea la necesidad— de algunos cambios radicales.

Con el republicano Hagel, después de Robert Gates, Obama busca mantener los puentes abiertos con un partido que necesitará para gobernar, porque domina la Cámara de Representantes. Ha elegido una personalidad compleja y polémica: crítico con los gais, condecorado en Vietnam, en desacuerdo con la guerra de Irak y a favor de una pronta retirada de Afganistán, Hagel se ha declarado contrario a un ataque sobre Irán, por lo que algunos lobbies le han tachado, sin razón, de anti-israelí. Pero de cara a su cometido, todo eso importará menos que la necesidad de empezar a recortar de forma drástica, salvo sorpresas, el presupuesto de Defensa de EE UU, un proceso que durará años y que podría empezar a traducirse en menos aventuras militares para la aún primera potencia mundial.

De hecho, el impulso dado por Obama a los ataques de aviones teledirigidos en la lucha antiterrorista y, en general, en las guerras, responde en parte a esta necesidad de reducir los contingentes de EE UU en diversas partes del mundo. Brennan, que ha pasado 25 años en la CIA y cuya posición sobre el uso de la tortura para extraer información a supuestos terroristas en cárceles secretas no está clara, es uno de los impulsores del uso de drones para ataques selectivos en Pakistán y otros lugares como Yemen, algo que Obama parece compartir plenamente. Esta tendencia no solo ha marcado una creciente y preocupante actividad de la Agencia, sino que la aleja de sus tradicionales cometidos de espionaje y hurta estas actividades al control político, judicial y mediático, al que está más sometido el Pentágono y al que el próximo director de la CIA podría ceder parte de tales actividades.

En todo caso, las audiencias de ambos en el Congreso deben servir para que esta Administración aclare su política al respecto. Pese a que el campo de detención de Guantánamo sigue abierto, Obama aún puede dejar una huella de cambio más radical en su política de seguridad. Está a tiempo.

Otras noticias

El Gordo

13437

2º Premio

92845

3º Premio

07637

4º Premio

  • 07617
  • 67009

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • 74012
  • 91363
  • 60090
  • 67924
  • 52028

Comprueba tu número

Buscador basado en la lista oficial

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Muere Chenel, uno de los grandes caballos del rejoneo español

Perteneciente a la cuadra de Hermoso de Mendoza, falleció a causa de un cólico el pasado jueves en Colombia

Alexander Mora, un campesino que anhelaba ser maestro

El joven es el único de los 43 estudiantes desaparecidos cuyos restos fueron identificados

Hablan los sonidos, suenan las palabras en el universo del 'lied'

El barítono Christian Gerhaher y el pianista Gerold Huber interpretan a Mahler, la pureza artística del universo del 'lied'

El Papa advierte de las 15 enfermedades que golpean la Curia

Francisco pide a la jerarquía católica autocrítica sobre "el complejo de los elegidos", la mundanidad, el exhibicionismo y la vanagloria

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La imparcialidad inglesa

Vivimos en las antípodas de lo ecuánime. La falta de respeto por el otro lo contamina todo; por ejemplo, el proceso independentista. El dogmatismo desemboca en la arbitrariedad y la chabacanería política

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

¿Fin de los delirios?

La historia es lenta, pero no tiene vuelta atrás: algo ya ha cambiado en Cuba

Lo que me pareció que se decían Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EE UU y Cuba han hecho lo más difícil: aclarar medio siglo de historia

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana