EDITORIAL

¿Quién desarma a EE UU?

Obama ya no tiene ninguna elección que perder si muestra el coraje de trasladar a los hechos su emotivo mensaje sobre esta nueva matanza

Tras la horrenda matanza en la escuela de Connecticut, último episodio de una cadena sin fin, un compungido Barack Obama ha dicho que son necesarias “acciones significativas” para prevenir nuevas tragedias derivadas de la posesión masiva de armas por los estadounidenses. El presidente anunció algo similar tras el tiroteo contra una congresista y la muerte de seis personas en Tucson, el año pasado. Nada políticamente significativo sucedió entonces a propósito de un tema fuera de control en EE UU. Tampoco había ocurrido después de Columbine o de la masacre de la Universidad de Virginia, en 2007.

Si los republicanos nunca legislarán contra una situación conforme a sus más arraigados principios, tampoco lo hacen los demócratas, temerosos de perder votos. Obama pasó como sobre ascuas por el control de armas de fuego durante su última campaña electoral, pese a haber prometido cuatro años antes renovar la tímida prohibición de las de asalto, impulsada por Bill Clinton y expirada en 2004.

Más de un millón de personas han muerto a tiros en EE UU durante los últimos cuarenta años. El dato hace más explosiva la vacía retórica sobre el tema exprimida hasta la saciedad por los poderes públicos de un país en el que casi cualquiera tiene acceso a las armas más mortíferas. Ni los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca ni los líderes del Congreso han mostrado interés en atajar una de las más formidables lacras de la nación que pasa por faro de los derechos humanos.

Obama ya no tiene ninguna elección que perder si muestra el coraje de trasladar a los hechos su emotivo mensaje del viernes. El presidente estadounidense no podría dejar mejor legado a sus compatriotas que una estricta legislación sobre armas de fuego que colocase a EE UU en línea con esas aburridas democracias donde están prohibidas, por entenderse que el derecho a poseerlas no proviene de Dios ni está inscrito en la naturaleza humana.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

¡Bien!

La curación de Teresa Romero demuestra la necesidad de la existencia de una buena sanidad pública

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana