EDITORIAL

¿Quién desarma a EE UU?

Obama ya no tiene ninguna elección que perder si muestra el coraje de trasladar a los hechos su emotivo mensaje sobre esta nueva matanza

Tras la horrenda matanza en la escuela de Connecticut, último episodio de una cadena sin fin, un compungido Barack Obama ha dicho que son necesarias “acciones significativas” para prevenir nuevas tragedias derivadas de la posesión masiva de armas por los estadounidenses. El presidente anunció algo similar tras el tiroteo contra una congresista y la muerte de seis personas en Tucson, el año pasado. Nada políticamente significativo sucedió entonces a propósito de un tema fuera de control en EE UU. Tampoco había ocurrido después de Columbine o de la masacre de la Universidad de Virginia, en 2007.

Si los republicanos nunca legislarán contra una situación conforme a sus más arraigados principios, tampoco lo hacen los demócratas, temerosos de perder votos. Obama pasó como sobre ascuas por el control de armas de fuego durante su última campaña electoral, pese a haber prometido cuatro años antes renovar la tímida prohibición de las de asalto, impulsada por Bill Clinton y expirada en 2004.

Más de un millón de personas han muerto a tiros en EE UU durante los últimos cuarenta años. El dato hace más explosiva la vacía retórica sobre el tema exprimida hasta la saciedad por los poderes públicos de un país en el que casi cualquiera tiene acceso a las armas más mortíferas. Ni los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca ni los líderes del Congreso han mostrado interés en atajar una de las más formidables lacras de la nación que pasa por faro de los derechos humanos.

Obama ya no tiene ninguna elección que perder si muestra el coraje de trasladar a los hechos su emotivo mensaje del viernes. El presidente estadounidense no podría dejar mejor legado a sus compatriotas que una estricta legislación sobre armas de fuego que colocase a EE UU en línea con esas aburridas democracias donde están prohibidas, por entenderse que el derecho a poseerlas no proviene de Dios ni está inscrito en la naturaleza humana.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Los ‘lobbies’ necesitan una regulación

Numerosas resoluciones y acuerdos sobre las organizaciones de intereses duermen el sueño de los justos

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Cuenta atrás para el Estado Islámico

Con sus atrocidades, el EI ha abierto la caja de los truenos que lleva a su final

Izquierda europea: renovarse o morir

La cultura de gobernar es difícil para partidos que han perdido sus dogmas

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana