EDITORIAL

Lo que necesita el PSOE

Los socialistas deben huir de personalismos para resolver sus muy graves problemas

Un año después de su mayor derrota electoral, pasados ocho meses de un congreso en el que Alfredo Pérez Rubalcaba se impuso por la mínima a su contrincante Carme Chacón —apoyada por el presidente andaluz, José Antonio Griñán— y habiendo perdido las elecciones en Galicia y el País Vasco, el Partido Socialista se encuentra en estado de estupor, sin saber qué hacer. De momento, lo que transmite es una señal de división: sobre qué políticas económicas y sociales propugnar, sobre cómo organizar España, y sobre qué decisiones tomar para resolver los problemas de organización y de liderazgo que arrastra desde hace tiempo.

Los electores castigan a los partidos divididos; cuando esta división versa sobre tres elementos tan importantes, no es de extrañar que el PSOE baje aún más que el PP en intención de voto y valoración. Y sin embargo, la situación requeriría que en la oposición al Gobierno de Rajoy hubiera un partido socialista unido en términos de programa, de idea de España y sin fisuras internas derivadas de choques de personalismos que poco importan a la gente. El PSOE ha sido un elemento central en la vertebración de la España democrática. Su paso a la irrelevancia lo pagarían no ya sus dirigentes y militantes, sino sus votantes y todos los españoles. El momento actual va a requerir grandes consensos, incluida una —demasiado tiempo pendiente— reforma de la Constitución que necesitará un PSOE fuerte, capaz de pactar.

No parece por tanto que este sea, a pocas semanas de otra cita electoral, esta vez en Cataluña, el momento adecuado para cuestionar el liderazgo de Pérez Rubalcaba como secretario general. Y menos aún por parte de los socialistas andaluces, muy activos en estos menesteres en los últimos días. Griñán debe entender que él perdió las elecciones andaluzas con los peores resultados en esa comunidad (lo que no sucedió en Galicia), aunque retenga el Gobierno por el avance de IU. La consejera de Presidencia de la Junta, Susana Díaz, exigía autocrítica en una entrevista publicada el domingo en este periódico. Debería empezar por ella misma y por su jefe político, Griñán; alguna responsabilidad tendrán en el paro desbocado en Andalucía o en los escándalos de los ERE.

Pero la decisión sobre quién ha de encabezar el cartel en las próximas elecciones no debería retrasarse excesivamente. Lo que necesita urgentemente el PSOE es capacidad de integración. No anda sobrado de fuerzas como para seguir con unas luchas intestinas cuyo único efecto es alienar a sus posibles electores e impedir un debate a fondo de cómo ha llegado a su situación actual y sobre cómo salir de ella, lo que implica ayudar a salir al conjunto de España.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los chicos malos de Atenas

La Syriza de Alexis Tsipras confirma con su entrada en escena que la renegociación de la deuda griega ya no es un tabú

La torre fantasma (o la desaparición del Estado griego)

Un edificio público abandonado acoge un albergue gestionado por un particular

‘Hari’ no hace prisioneros

Un solo error en la apertura puede bastar para ser inmortalizado con un castigo espectacular y fulminante Como en esta bella partida

EL PAÍS RECOMIENDA

Tres maneras de afrontar el conflicto ciencia-religión

Uno de cada cinco en EE UU valora la ciencia, pero rechaza el Big Bang

Alex de la Iglesia se lleva de vuelta al cine a Raphael

‘Mi gran noche’ supone la vuelta del cantante a la gran pantalla

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana