Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lindsay Lohan, en los juzgados (otra vez)

La corte de Los Ángeles ha revocado la libertad condicional de la actriz, que tendrá que acudir a una nueva vista el próximo 2 de noviembre

La jueza Stephanie Sautner de la corte superior del condado de Los Ángeles ha revocado hoy la libertad condicional de Lindsay Lohan por haber incumplido la pena que le había sido impuesta por hurto y por conducir ebria. La actriz, de 25 años, ha regresado hoy a los juzgados y ha vuelto a ser esposada tras escuchar cómo la magistrada la enviaba a la cárcel hasta la celebración de una nueva vista noviembre, imponiéndole además una fianza de 100.000 dólares (73.000 euros) que era depositada minutos después por los abogados de la protagonista de Chicas malas (2004).

La que fuera estrella de Disney fue expulsada recientemente del programa de servicio comunitario en un centro de mujeres de Los Ángeles por no comparecer en nueve ocasiones para cumplir con las horas de trabajo social que le impuso la jueza Sautner como condición para dejarla en libertad. Y es que en enero, cuando aún estaba en libertad condicional por un delito anterior, volvió a los tribunales acusada de haberse apropiado de forma indebida de un collar en una joyería de Los Ángeles. La jueza Sautner la condenó entonces a 120 días de cárcel y a realizar 480 horas de servicios a la comunidad, una pena que fue conmutada por 35 días de arresto domiciliario debido a la falta de espacio en las cárceles del Estado y a que los delitos de la actriz eran de carácter menor. Desde el pasado mes de junio Lohan quedó nuevamente en libertad condicional y tenía pendiente de completar sus horas de trabajo social para terminar con sus conflictos legales.

En un intenso debate en la sala, la defensa de Lohan explicó a la magistrada que su cliente tenía un año para completar las horas de servicio comunitario exigidas y que solo habían pasado seis meses en los que la actriz había tenido que salir del país por motivos laborales. La jueza se mostró molesta por la actitud de Lohan y aseguró que la actriz no se daba cuenta de que la libertad condicional era "un privilegio".

El tribunal estableció una nueva vista -prevista para el 2 de noviembre- para tratar las consecuencias de esa violación de la libertad condicional y exigió que Lohan, en caso de pagar la fianza, realizara 16 horas de servicio comunitario desde hoy hasta la próxima sesión de la corte. La jueza podría sentenciar a la actriz hasta un año y medio de cárcel.

Lindsay Lohan tiene problemas con la justicia desde 2007, cuando fue detenida por conducir ebria, un caso que se fue complicando debido a sucesivos desplantes de la intérprete, que falló a la hora de cumplir con las órdenes judiciales.