Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los comerciantes de Sol reclaman el uso de la fuerza contra las concentraciones del 15-M

Las asociaciones apoyan el "modélico" desalojo de los indignados pero reclaman que la actuación policial sea "más contundente" que el bloqueo de la plaza

Los comerciantes de la Puerta del Sol quieren acciones "más contundentes" contra los indignados, que intentaron ayer volver a tomar la plaza después de que la policía desalojara por la mañana al último reducto del movimiento en el kilómetro cero. Según Ignacio Lario, presidente de la Asociación de Comerciantes de Preciados, el Carmen y Arenal (Apreca), los agentes no deben limitarse a una mera "actitud pasiva" ante los nuevos intentos de los indignados de acampar en Sol, sino que deben "usar la fuerza" si el desalojo no es posible por medios pacíficos. "La policía es la única legitimada por las leyes para usar la violencia, siempre que sea proporcional", asegura Lario, y por eso "no debe consentir concentraciones no autorizadas", ni siquiera en las calles aledañas a la plaza.

Los comerciantes madrileños están de acuerdo "al 100%" con la actuación policial que desalojó ayer a los indignados de la Puerta del Sol y blindó esta plaza, símbolo del Movimiento 15-M en sus dos meses y medio de vida. En palabras de Ignacio Lario, la actuación de la Policía Nacional y de la Policía Municipal fue "modélica", al "restablecer el orden y la legalidad" durante el desalojo de la acampada "ilegal" del movimiento 15-M en la Puerta del Sol de Madrid.

Los empresarios del entorno de Sol reclamaron el pasado julio 30 millones de euros en concepto de pérdidas causadas por el 15-M ya que, a su juicio, ahuyentaba a la clientela. A los vendedores no les preocupa ahora que el cierre de la plaza provoque que se reduzcan los clientes, y piden que la medida se prolongue el tiempo que sea necesario. "Que la mantengan bloqueada el tiempo que se tenga que mantener", asegura Hilaro Alfaro, presidente de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (Cocem), que también apoya "sin matices" la actuación policial.

"Se tenía que haber hecho hace mucho antes", afirma Alfaro, que cree que la ciudad no puede permitirse "un poblado chabolista" en pleno centro ante la próxima visita del Papa. "La Jornada Mundial de la Juventud es un evento tan importante como una olimpiada", añade Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña, "No podemos tener nuestras plazas ocupadas, ¿qué imagen vamos a dar al mundo?". Precisamente, los portavoces de los indignados vincularon ayer la accción policial, en la que se desplegaron 300 agentes y un batallón de barrenderos para evacuar a menos de 90 acampados, con la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, del 16 al 21 de agosto.

El presidente de Cocem entiende también que debe procederse de la misma forma si los indignados ocupan otros lugares:"De la Plaza Mayor que los echen ya". Los comerciantes de Sol aseguran que la actividad comercial se había restablecido desde que el movimiento 15-M decidió en asamblea a principios de junio desmantelar el campamento. Hasta ayer, solo quedaba un barracón informativo y algunas tiendas, pero, según el presidente de Apreca, aún había problemas en esta última fase. Fundamentalmente, dice Ignacio Lario, provocados por "la suciedad que había en la plaza" y "la inhabilitación de la acera de la Casa de Correos", por la presencia policial, que "impedía parar a los taxis y descargar y recibir viajeros".

Además de cifrar en 30 millones sus pérdidas, estas asociaciones aseguraron en julio que se habían perdido 1.500 contratos que otros años solían hacer en estas fechas. Entonces entregaron en el Ministerio del Interior una carta para reclamar la responsabilidad patrimonial de la Administración por "no haber cumplido con sus deberes" en relación a la acampada. La patronal madrileña CEIM anunció también que su organización acudiría a la Fiscalía para pedir daños y perjuicios "a quien corresponda" por las "grandes pérdidas" que la protesta del movimiento 15-M ocasiona a los comerciantes de la zona. El Gobierno regional respondió que estudiaría una "línea específica de ayudas permanentes o transitorias" para los comerciantes afectados.

El Gobierno madrileño acusa a los indignados de ocupar Sol "para fines privados"

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, ha asegurado que los indignados "han pasado el límite" al ocupar un espacio público "para usos privados". En su opinión, la utilización de la Puerta del Sol o de otros espacios públicos por parte de este colectivo ha impedido su "disfrute" por parte de los ciudadanos, por lo que cree "justificado" el desalojo.

Tras la rueda de prensa para exponer los datos de la contabilidad regional trimestral, Manglano ha comentado que anoche, tras salir a las nueve de la noche de su despacho, situado en la carrera de San Jerónimo, acudió a Sol para conocer la situación de la plaza. "No había mucha gente, pero me llamó la atención dos turistas americanos jóvenes, que me pararon y me preguntaron qué estaba pasando. Les dije que protestaban porque estaban acampados y les habían echado de Sol. Su cara fue de sorpresa, porque no se podían creer que hubieran ocupado durante tanto tiempo un espacio público", ha relatado.

Más información