Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico intensificará el control del uso del móvil y del navegador

La campaña se realizará durante esta semana-. La distracción es un factor concurrente en el 38% de los accidentes

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificarán durante esta semana la vigilancia de las distracciones al volante, en especial, la manipulación del teléfono móvil y el navegador, para sensibilizar a los conductores sobre el peligro de distraerse en la carretera.

Marcar un número de teléfono, responder a una llamada, manipular el GPS, encender un cigarrillo o poner un CD puede resultar letal si se realiza en el coche. A 120 kilómetros por hora, un vehículo recorre en tres segundos 100 metros, una distancia equivalente a un campo de fútbol. "Si el conductor aparta la vista de la carretera en ese tiempo, el vehículo circulará sin control a lo largo de un tramo en el que pueden surgir diversas circunstancias que provoquen un accidente", insiste la Dirección General de Tráfico (DGT).

Según los datos del departamento que dirige Pere Navarro, las distracciones fueron un factor concurrente en el 38% de los accidentes de circulación con víctimas de 2009, es decir, en 33.574 siniestros. Y los descuidos continúan en la conducción. En los primeros diez meses de 2010, la distracción ha estado presente en casi un 40% de los accidentes mortales, un total de 512 siniestros, en los que han perdido la vida 581 personas y otras 528 han resultado heridas.

El peligro del móvil y el navegador

El uso del teléfono móvil mientras se conduce es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente, riego que se puede equiparar a la conducción con exceso de alcohol, según varios estudios que maneja la DGT. "Tras un minuto y medio de hablar por el móvil, incluso con manos libres, el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12% y tarda en reaccionar", aseguran en Tráfico en alusión a estos estudios. La Guardia Civil formuló en 2009 un total de138.107 denuncias por utilización del teléfono móvil, un 11,5% más que en 2008 y el triple de las que se formularon en 2003.

El navegador supone también una importante causa de distracción cuando se conduce. Es por ello que la DGT, preocupada por el aumento exponencial del uso del GPS en España, instó a que se incluyera en la reforma de la Ley de Seguridad Vial la manipulación de los navegadores mientras se conduce como infracción grave.