Neira achaca a media copa de vino, un licor de café y un medicamento su positivo de alcoholemia

Unanimidad para que Neira deje su cargo por conducir ebrio.- Valcarce y Granados califican el hecho de grave e IU pide que se le retiren las condecoraciones.- El profesor conducía triplicando la tasa de alcohol y será juzgado el lunes

F. J. BARROSO Madrid 3 SEP 2010 - 17:47 CET

La delegada del Gobierno, Amparo Valcarce y el consejero de presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados tienen una opinión unánime: Jesús Neira, presidente del Consejo Asesor del Observatorio Madrileño Contra la Violencia de Género, tiene que abandonar su puesto tras ser detenido triplicando la tasa de alcoholemia mientras circulaba el miércoles por la noche por la autopista de circunvalación de Madrid M-40. El que se ha mostrado más duro con Neira es el coordinador general de IU de Madrid, Gregorio Gordo, que ha pedido que se le quite las condecoraciones que se le otorgaron por salir en ayuda de una mujer que estaba siento agredida por su pareja. Neira aseguró este viernes que su positivo por alcoholemia fue debido a la combinación de media copa de vino, un licor de café y un medicamento contra los ataques de epilepsia.

En declaraciones a Antena 3, recogidas por Europa Press, Neira ha manifestado que el miércoles había quedado a comer con unos amigos y se tomó "media copa de vino y un licor de café". Además, ha afirmado que no tenía "muchas ganas de comer". "No puedo tomar una copa porque tomo un medicamento desde año pasado, que me intervinieron con una craneoplastia y al tapar el cráneo cambia la presión dentro del cerebro y tengo que tomar un medicamento que evita convulsiones o un ataque epiléptico. Es incompatible con el alcohol", señaló.

Según su testimonio, se despidió "estupendamente" de sus amigos y cogió el coche. Sin embargo, comentó que posteriormente se empezó a encontrar mal y condujo de manera extraña hasta que le detuvo un Policía que se dio cuenta de que el coche estaba realizando malas maniobras.

"Menos mal que se fijó un policía que no tenía una conducción normal. Menos mal, porque si no hubiera habido una desgracia", apostilló el profesor, quien dijo que se sentía "completamente fatal" al volante y no tenía "buena visión". "Afortunadamente este policía llamo al Samur y a la Guardia Civil, me hicieron la prueba del alcohol y me dieron una gran alegría al decirme lo que tenía de alcohol, porque por lo menos esto tenía una explicación", declaró.

Un hecho grave

Francisco Granados, que no ocultó su disgusto por la detención de Neira, ha calificado el hecho de grave y ha dicho que "debería tener consecuencias". Además, el consejero ha afirmado que espera que el profesor universitario reflexione sobre lo ocurrido y "sobre las decisiones que tiene que tomar en el futuro". "Entiendo que todos podemos cometer un error y también entiendo que lo ha ocurrido es un hecho sumamente grave, y espero que el señor Neira esté reflexionando sobre lo que ha ocurrido y las decisiones que tiene que tomar en el futuro", ha asegurado el consejero durante un acto en la localidad madrileña de Orusco de Tajuña.

Para Granados, "es evidente que Neira ocupa una posición y un cargo que de alguna forma sirve de ejemplo a otras personas, un cargo con el que mucha gente se siente representada y por tanto un hecho tan grave como el que ha ocurrido debería tener consecuencias". El consejero ha indicado además que el Ejecutivo regional entiende que su detención por conducir ebrio es "de una enorme gravedad", porque ese puesto "representa valores y principios de la inmensa mayoría de los madrileños".

Críticas de los partidos de la oposición

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Amparo Valcarce, también se ha referido a la detención de Neira y ha pedido a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, que "tome medidas de inmediato". "Es un comportamiento delictivo gravísimo y no es admisible en un servidor público", ha afirmado Valcarce que ha añadido "todos los ciudadanos están concienciados con la seguridad vial y no se puede de ninguna de las maneras admitir este tipo de comportamientos".

El Grupo Parlamentario de IU por su parte pedirá al Gobierno regional que quite las condecoraciones que ha otorgado a Jesús Neira. El coordinador general de IU de Madrid, Gregorio Gordo, ha explicado que tras este incidente Neira queda en un lugar "peor del ya estaba" y eso que, a su juicio, "no partía de un buen lugar". Asimismo, ha dicho que después de su "aparición estelar" todo ha sido "un desastre de declaraciones, de posicionamientos que no se corresponde con el papel que debería jugar".

Circulaba dando bandazos

El profesor universitario, de 57 años, circulaba dando bandazos. Un inspector jefe fuera de servicio que conducía por la misma vía le detuvo después de que el BMW que conducía Neira chocase levemente contra un camión. Después se le practicó la prueba de alcoholemia, que arrojó una tasa de 0,75 miligramos de alcohol por litro de aire espirado (el límite legal está en 0,25). Como consecuencia de ese hecho, el cargo de la Comunidad de Madrid fue acusado de un delito contra la seguridad vial. El próximo lunes tendrá que presentarse ante el juez para someterse a un juicio rápido.

Según la investigación, el profesor iba dando bandazos de un carril a otro, con evidente peligro para los usuarios de la autovía. No es la primera polémica que protagoniza. El Partido Socialista de Madrid pidió el pasado mes de marzo a Aguirre que destituyese a Neira por las "graves afirmaciones" realizadas en su libro España sin democracia, que denotaban, según los socialistas, "una grave confusión mental y una falta de respeto a los más elementales principios democráticos y constitucionales".

Jesús Neira quedó en coma el 2 de agosto de 2008 cuando salió en defensa de una mujer que estaba siendo agredida por su pareja en un hotel del municipio madrileño de Majadahonda. Posteriormente, el 20 de noviembre de 2009, fue nombrado por la presidenta, Esperanza Aguirre, presidente del Consejo Asesor del Observatorio Regional contra la Violencia de Género.

Malos tragos al volante

En los últimos años, más de una veintena de altos cargos y representantes políticos se han visto implicados en sucesos similares: infracciones graves al volante, conducción temeraria y, sobre todo, tasas de alcoholemia muy altas, llegando a superar los 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, es decir incurriendo en un delito castigado con hasta seis meses de cárcel.

Los últimos, el del diputado popular Nacho Uriarte, que además era miembro de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados y presidente de Nuevas Generaciones del PP; y el del alcalde de Siero (Asturias) que estampó su cocho oficial contra una rotonda. Ambos superaron ampliamente el límite legal de alcoholemia.

Otras noticias

ULY MARTÍN

Momento en el que Jesús Neira está siendo sometido a un reconocimiento médico y a las pruebas de alcoholemia antes de ser detenido. / ESPEJO PÚBLICO / ANTENA 3

El profesor universitario, en el coche policial. / ESPEJO PÚBLICO / ANTENA 3

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • -----
  • -----

5º Premio

  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

El laboratorio del infierno

Camden, la ciudad más peligrosa de EE UU, logra reducir la violencia con una policía semiprivada e integrada en la comunidad

Venezuela renueva poderes en medio de una pugna en el chavismo

La votación de magistrados y otros altos funcionarios se demora porque las facciones de Maduro y Diosdado Cabello no coinciden

“Que se haga justicia porque se iba a mandar a la cárcel a un inocente”

Iñaki González subraya que “salga la verdad” y ahora reactivará su indulto

2,5 millones de huevos fritos congelados al mes

El cocinero Javier Yzuel, de la empresa Food Style, va a crecer por Europa de la mano de Findus

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana