Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serie en peligro, ¡movilízate!

Desde donaciones de sangre hasta recogidas de firmas en Internet, los fans agudizan el ingenio para salvar a su programa de la quema

Algunos dedican su vida a salvar ballenas, otros a luchar contra el cambio climático y algunos, intrépidos, a defender con uñas y dientes su serie favorita. La llegada de Internet ha favorecido la movilización de fans que exigen, de forma cada vez original, y en la mayoría de los casos más allá de cuestiones de rentabilidad o incluso calidad, que su serie no desaparezca de la parrilla. He aquí algunas propuestas.

El poder de los objetos fetiche

Es una de las fórmulas más utilizada en los últimos años. Grupos de fans se desplazan hasta la sede de la cadena responsable de la serie e inundan la entrada con algún objeto que tenga un significado especial en la serie amada. Los seguidores de Jericho colapsaron la CBS con miles de cacahuetes, los deFriday Night Lights con bombillas y los sufridos seguidores de Flasforwad llegaron a plantearse la posibilidad de provocar apagones.

Es una táctica que a veces funciona. Jericho tuvo una segunda temporada para cerrar tramas y FridayNights Light está viviendo una segunda oportunidad en el canal Directv, con nominaciones a los Emmy incluidas, o Chuck , que en otoño comienza su cuarta temporada.

Campañas solidarias

O como combinar altuismo y pasión televisiva. Algunos seguidores de Moonlight pensaron que era más cómodo donar sangre para la Cruz Roja que salir de su casa con los colmillos puestos. El gesto no les sirvió de mucho ya que la CBS no dio marcha atrás en su decisión de cancelar la serie tras solo una temporada en antena.

Campañas en Internet

Es una estrategia parecida a la primera pero sin gastar un euro en sellos o logística. Los fans optan por abrir páginas web donde otros seguidores agraviados pueden firmar para expresar su descontento por la cancelación. La pega es que es una iniciativa menos espectacular y también menos efectiva. Ni BeautifulLife, ni Verónica Mars ni Pushing Daisies, por poner algunos ejemplos, consiguieron la renovación.

Otros fans recurren a Twitter y Facebook como los seguidores de Me llamo Earl que abrieron página en Twitter o intentan que los tráiler de las series se cuelen entre los vídeos más vistos de Youtube con visionados masivos. Aunque a veces lo más efectivo es una combinación de varias iniciativas para asegurase, como el caso de Chuckel éxito de la movilización.

Recaudar fondos

La recogida de firmas no financia capítulos ni paga el sueldo de los actores por lo que muchos fans organizan campañas para reunir dinero. No es de la fórmulas más populares, por razones obvias, y tiene poco éxito. Un grupo de trekkies pagó de su bolsillo en 2005 una página completa de publicidad en Los Angeles Times para presionar a Paramount y evitar la cancelación de Enterprise , secuela de Star Trek. No lo consiguieron y la serie acabo en junio de ese año.

Compra una cadena minoritarias

Una opción indicada para fans propietarios de canales de cable o dirigidos a pequeñas audiencias. Si una cadena importante cancela una serie minoritaria pero con prestigio entre la crítica, es una oportunidad de oro para hacer felices a muchos fans y asegurarse de paso un aumento de audiencia.

Las cadenas NBC y Directv llegaron a un acuerdo para compartir la emisión y gastos de producción de Friday Night Light para que la serie tuviera dos temporadas más. Directv ha vuelto a repetir la jugada este año con Damages, con una pequeña variación. Emitirá en exclusiva durante dos años más la serie protagonizada por Glenn Close y que fue cancelada hace unos meses por FX tras una estrepitosa de audiencia.

Apuesta por el 'revival'

La recuperación de títulos clásicos ha favorecido el regreso a la pantallas de series que marcaron una época como V, El coche fantástico, Sensación de vivir o el regreso el próximo otoño de Hawaii Five-O . Muchos fans recuperan series de juventud y suman a la causa a nuevas oleadas de fieles seguidores. Aunque estos regresos tienen su peligro y algunas series han visto empañado su legado por pobre adaptaciones como La mujer biónica o El coche fantástico, que fueron canceladas tras unas pocas entregas.

Objetos de culto

Hay series que durante su primera emisión gustan pero no arrasan. Empiezan a ganar adeptos a través de los DVD y los visionados en Internet y con el tiempo terminan convertiéndose en series de culto. Fue lo que le pasó, más o menos, a Futurama . La creación de Matt Groening, padre también de los Simpsons, terminó en 2006 tras cinco años en antena, tuvo varias entregas en formato DVD y empezó a hacer ruido en Internet. La serie ha regresado este año en la cadena Comedy Central y con buenos datos de audiencia, el primer capítulo rozó los tres millones de espectadores. Paradógicamente, la audiencia fue lo que hizo que la Fox le pusiera fin en 2003.

Otro ejemplo es el regreso de la irreverente Beavis &Butthead . La cadena MTV anunció hace dos días el regreso de la serie que suprimió en 1997. Una de las series más políticamente incorrecta, y que se convirtió en una de la señas de identidad de la cadena de música, regresará con una octava temporada e imagen renovada.