Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ofrece fuertes incentivos a los contratos fijos para jóvenes

El Ejecutivo propone asumir parte de la indemnización en los despidos colectivos.- Se favorecerá la reducción de jornada para evitar la destrucción de empleo

El Gobierno ha propuesto esta tarde a los agentes sociales "incrementar sustancialmente" las bonificaciones por la contratación indefinida de jóvenes de 16 a 30 años y la bonificación por la conversión de contratos en formación y en prácticas en contratos indefinidos, siempre que eso se traduzca en una ampliación de la plantilla fija de la empresa.

Entre las propuestas que el Gobierno ha presentado figura también la ampliación de la edad límite de los contratos para la formación de 21 a 24 años y la exención de cotizaciones para este tipo de contratos, así como la financiación pública de la parte formativa en empresas de menos de 50 trabajadores. Además, se mejorarían los salarios de este tipo de contratos, que darían derecho a desempleo. También para reducir el elevadísimo paro juvenil, el Gobierno considera necesario articular un programa específico de empleo para jóvenes de 16 a 24 años que carezcan de formación.

Hacia el sistema laboral austriaco

Entre las medidas que propone Trabajo figura también "la adaptación a nuestro país de modelos sobre los sistemas de indemnización por despido que en los últimos años se han adoptado en algunos países europeos, entre ellos en el sistema laboral austriaco, que permitan incrementar la estabilidad en el empleo y fomentar una movilidad laboral más sana, así como la formación para el empleo a lo largo de toda la vida laboral".

En esa línea, el Gobierno cree que podría valorarse la oportunidad de aplicar para los nuevos contratos de fomento de la contratación indefinida, con carácter transitorio y excepcional, medidas que pudieran conducir de manera inmediata a apoyar la creación de empleo estable. El Gobierno no concreta mucho su propuesta: dice que se trataría de "medidas que podrían inspirarse en la exención de una parte de los costes extintivos de los despidos colectivos y objetivos para superar situaciones económicas adversas que existen ya en nuestra legislación, sin afectar a los derechos de los trabajadores". Al ahorrar parte del coste del despido a las empresas sin que afecte a los derechos de los trabajadores, el Gobierno da a entender así que asumiría parte del coste de indemnización, bien directamente o bien a través de fórmulas como un fondo que se venga dotando durante la carrera laboral.

Lo que ya se propuso en febrero

- El Gobierno presentó el 5 de febrero un esbozo de reforma laboral muy poco concreto. La promoción de los contratos indefinidos y la lucha contra la temporalidad estaban entre los principales objetivos. Entre otras medidas, constaba el aumento de inspecciones de Trabajo, la imposición de más costes a las empresas que más recurran a la temporalidad y el impulso al contrato con una indemnización de 33 días.

- Menos jornada: con el ejemplo alemán como referente, se trata de fomentar el uso de la reducción de jornada para que en caso de dificultades económicas no se recurra al despido.

- Revisión de bonificaciones a la contratación: el Gobierno considera que esta figura, que supone un coste de 3.000 millones al año, han perdido eficacia porque se han universalizado. Se reorientarán a los jóvenes, discapacitados y víctimas de violencia de género.

- Más empleo joven: para apoyar a los que tienen entre 16 y 24 años y, sobre todo, a los que carecen de formación se crearán contratos con derecho a cobrar el desempleo.

Más información