Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy tacha de "ridículo interplanetario" el bautismo civil de Madrid

Cayetana Guillén dio la 'bienvenida civil' a su hijo en un acto oficiado por el concejal Pedro Zerolo

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha calificado de "ridículo interplanetario" el bautismo civil celebrado el jueves en la Casa de la Panadería de Madrid, el primero de la capital pero no de la comunidad -Rivas Vaciamadrid lleva dos años dando una bienvenida laica a los niños cuyos padres lo pidan-.

Rajoy participó este viernes en Navalmoral de la Mata (Cáceres) en un acto electoral de su partido acompañado por el presidente regional del PP de Extremadura, José Antonio Monago. En su intervención, criticó de este modo el primer acogimiento civil de la capital, mal llamado "bautismo civil" y cuyo nombre administrativo es "ceremonia civil de otorgamiento de carta de ciudadanía".

Un poema de Benedetti

El acto corrió a cargo del edil socialista Pedro Zerolo y el bautizado fue el hijo de la actriz Cayetana Guillén Cuervo y de su marido, Omar Ayyashi, un niño de tres años llamado Leo. En el acto realizado en la Plaza Mayor se leyeron artículos de la Carta Magna y de los Derechos del Niño. También hubo poesía y música. El padre de Cayetana, el actor Fernando Guillén, leyó el poema No te salves, de Mario Benedetti. El guitarrista Juan Carmona y su mujer, Matilde Amaya, cantaron una nana al pequeño, que estuvo "relajado" en la ceremonia, según su madre. Los padrinos fueron el actor de Tricicle Carles Sans y la cantante Amaia Montero.

Es el cuarto ciudadano español que recibe la bienvenida laica a su comunidad compartiendo con sus familiares la lectura de artículos de la Carta Europea de los Derechos del Niño. Se trata de un acto cuyo fin es el de dar la "bienvenida democrática" al recién nacido, como lo definió Zerolo, bajo los principios de libertad, igualdad y respeto, siguiendo una tradición iniciada en la Revolución Francesa.

La ceremonia es un acto laico y civil que tiene un carácter simbólico, a la espera de que Madrid cuente con un registro de acogimiento, explicó el concejal. La primera localidad madrileña que aceptó realizar esta ceremonia, que la iglesia católica rechaza como alternativa laica al bautizo católico, fue en 2007 Rivas-Vaciamadrid, la segunda en España tras la ceremonia que tuvo lugar en Igualada (Barcelona) en noviembre de 2004. La última, celebrada en El Borge, un municipio de la comarca malagueña de la Axarquía de unos mil habitantes, fue la de David, un bebé de dos meses, convertido así en el primer andaluz en recibir un bautizo civil.