Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos trenes de Cercanías quedan atrapados en un túnel en Barcelona

Una falta de fluido eléctrico ha provocado retrasos generalizados en cuatro líneas de la red.- La circulación ya ha vuelto a la normalidad

Una falta de fluido eléctrico entre las estaciones ferroviarias de Sants y Arc de Triomf, en Barcelona, ha dejado atrapados en un túnel a los pasajeros de dos trenes de Renfe. Uno de ellos, durante una hora, y el otro, unos 30 minutos. La avería, además, ha provocado retrasos generalizados en cuatro líneas de la red de Cercanías. Los trenes ya circulan con normalidad.

Renfe ha informado de que el incidente ha tenido lugar hacia las 10.30, cuando un convoy que se dirigía hacia Arc de Triomf desde Maçanet ha quedado parado en un túnel poco después de superar la estación de Plaza Catalunya al fallar el suministro eléctrico.

Al mismo tiempo, otro tren que venía de Mataró también ha quedado atrapado en el túnel sin poder continuar la marcha antes de llegar a la estación de Plaza Catalunya. Las mismas fuentes han apuntado que los dos trenes han podido reanudar la marcha unos 40 minutos después de tener lugar el incidente.

Las líneas afectadas por los retrasos, que aún continúan, son la L1, que une L'Hospitalet con Maçanet; la L3, que enlaza L'Hospitalet y Vic; la L4, que comunica L'Hospitalet con Manresa; y la L7, que va de L'Hospitalet a Martorell.

La avería se ha localizado en concreto entre las estaciones de Plaza Catalunya y Arc de Triomf, según han precisado fuentes de Adif. La falta de fluido eléctrico que ha atrapado a los trenes de Cercanías se ha originado cuando se ha disparado el sistema de autoprotección del tendido eléctrico, por motivos que todavía se desconocen. Adif ha añadido que técnicos de la compañía están investigando por qué se ha disparado el sistema.

Renfe ha precisado que los retrasos que llevan los trenes oscilan entre los 20 y los 40 minutos y prevé que prevé que la situación se haya podido normalizar al mediodía.

El incidente ha provocado escenas de tensión y angustia, y una mujer embarazada ha sufrido un ataque de pánico. Otro pasajero ha roto un cristal de uno de los trenes.