Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gritos contra el Gobierno en los actos de la AVT en repulsa por el atentado en Madrid

Unas 200 personas rompieron los tres minutos de silencio pese al llamamiento al “civismo” de los organizadores

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha convocado a mediodía una concentración silenciosa a las puertas de todos los ayuntamientos españoles para “expresar el repudio a las acciones terroristas y exigir al Gobierno que vuelva al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, aplique sin paliativos la Ley de Partidos y rompa cualquier vínculo con los terroristas y sus colaboradores e inductores”. En Madrid han participado en el acto el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta regional, Esperanza Aguirre. Los tres minutos de silencio han sido aprovechados por unas 200 personas para proferir gritos contra el Ejecutivo y su jefe, José Luis Rodríguez Zapatero. Algo parecido ocurrió en Córdoba.

“Esta es una concentración silenciosa y por respeto a las familias de los desaparecidos tenemos que demostrar que somos personas civilizadas”, pidió el delegado en Madrid de la AVT, Juan Antonio García Castelo, que en repetidas ocasiones apeló al “civismo” de los convocados para que cesaran los gritos. “11-M, queremos la verdad”, “Gobierno traidor”, “Televisión, manipulación” y “Fuera Televisión Española” fueron algunas de las consignas coreadas, junto a la de “Zapatero, dimisión”.

El presidente de la asociación, Francisco José Alcaraz, ha asegurado en Jaén que “en los próximos meses” se va a registrar “un nuevo episodio” tras el que el Gobierno va a “entregar” la comunidad autónoma de Navarra a la organización terrorista ETA “como parte del proceso político que tienen pactado en esa hoja de ruta”, “una vez que se retome este proceso de negociación”.

Alcaraz ha añadido que el atentado no le cogió por sorpresa: “Lo que sí nos ha cogido por sorpresa es que el Gobierno, a pesar de haber un atentado con dos víctimas mortales, siga en su empeño por no romper un proceso de paz, que es un proceso de rendición, y simplemente se limite a suspender un diálogo con los terroristas”.

La AVT ya organizó otra protesta el pasado domingo en Madrid, que concluyó en medio de una gran tensión con gritos contra Zapatero, al que tachaban de asesino y pedían su dimisión. Además, varias personas se enfrentaron con los medios de comunicación que informaban del acto y con ciudadanos que habían participado en otra concentración contra ETA. Hubo quién se dirigió a la sede del PSOE en la calle Ferraz para reforzar su protesta contra el Gobierno, al que también se le exigió que “aclare la verdad del 11-M”.

La tensión y los insultos llegaron a tal nivel que el Partido Popular, que se había sumado a esa protesta y había enviado allí a varios representantes de alto nivel (Ignacio Astarloa, miembro de la dirección, Ignacio González, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, y el alcalde la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, entre ellos) se desvinculaba después de algunas de las expresiones allí proferidas.

Durante la concentración, liderada por el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, decenas de ciudadanos gritaban “Zapatero dimisión”, “Aznar vuelve”, “España merece otro presidente”, “Rovira cabrón, España es mi nación” (en referencia al líder de ERC, Josep Lluis Carod-Rovira) o “España, aguanta, tu pueblo se levanta”.