Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUMBRE EN GÉNOVA

La policía italiana irrumpe en el cuartel general de los activistas antiglobalización

En el lugar se encontraba un grupo de Zaragoza, 11 de cuyos miembros han sido heridos y detenidos.- La autopsia del joven fallecido ayer confirma que murió por un disparo de bala

El presidente del Foro Social de Génova ha declarado a EL PAíS que "la policía ha entrado sin orden de registro para buscar vídeos que supuestamente recogían actuaciones irregulares de la policía durante la cumbre". Las mismas fuentes afirman que los activistas ya habían entregado los vídeos grabados durante las manifestaciones a una cadena de televisión italiana.

El local ha quedado totalmente arrasado y los efectos personales de quienes pasaban allí la noche estaban esparcidos por el suelo. La policía ha comenzado a golpear indiscriminadamente a quienes se encontraban en el colegio, que estaban durmiendo en ese momento, lo que ha provocado decenas de heridos y destrozando las instalaciones, informa Pablo X. de Sandoval.

Entre los heridos y los detenidos se cuentan 11 españoles de un grupo de 30 personas de Zaragoza. Hasta el momento se desconoce el paradero de este grupo entre los que hay dos personas con el brazo roto y uno con heridas en la cabeza.

El cónsul de España en Génova está tratando de encontrar a los españoles heridos y hay un grupo de personal italiano de apoyo asesorando a los españoles.

Algunos testigos afirman que incluso podría haber tres muertos, aunque este es un dato que está aún por confirmar.

Una cumbre violenta

Unas 150.000 personas se manifestaron ayer en Génova en una protesta que en principio debía ir contra la política de los países más industrializados (el llamado G-7 más Rusia, cuyos líderes se hayan reunidos en la ciudad italiana) , y a la que se le unió el homenaje al activista italiano muerto ayer a disparos de la policía.

Aunque el inicio de la manifestación resultó pacífico, pronto se sucedieron los primeros incidentes entre los activistas y la policía. Los agentes lanzaron gases lacrimógenos contra la cabeza de la manifestación, mientras los militantes antiglobalización les gritaban "¡asesinos, asesinos!".

Poco después, cerca de 400 manifestantes abandonaron la marcha para enfrentarse a las fuerzas del orden, que respondieron con gases lacrimógenos.

Los incidentes más graves se produjeron en torno a la Plaza Kennedy, en el barrio de Foce, donde un grupo de extremistas de los denominados Bloque Negro, de orientación anarquista, han asaltado un concesionario Fiat y han incendiado los vehículos que se encontraban en su interior.

Asimismo, manifestantes encapuchados han lanzado a la policía toda clase de proyectiles, entre ellos cócteles mólotov y adoquines del pavimento, y han arrancado diversas señales de tráfico para utilizarlas como escudos.

Entre otros incidentes, un coche ha sido incendiado y los manifestantes han roto los escaparates de varias tiendas con barras de hierro.

Las protestas de ayer se saldaron con la hospitalización de más de 100 personas, entre manifestantes, policías y periodistas. En esta cifra no se incluyen las personas atendidas por los servicios de urgencias en las calles. Además, medio centenar de personas fueron detenidas por las fuerzas del orden.

La autopsia del activista

El joven Carlo Giuliani, muerto ayer en Génova. (REUTERS)
En la mente de todos está la muerte antes de ayer de Carlo Giuliani, un activista de 23 años que cayó abatido por un agente. Según el ministerio de Interior italiano, "el joven fue alcanzado por un disparo de arma de fuego hecho con objetivo de defenderse, en el curso de un violento asalto contra un vehículo de los Carabinieri, que ocasionó heridas a algunos de ellos". La Fiscalía italiana acusó ayer al agente de homicidio voluntario.

La autopsia que se ha realizado al cadáver del joven ha confirmado que la muerte se debió a un disparo de bala que entró por su pómulo izquierdo y salió por la nuca.

Médicos forenses citados por la agencia italiana Ansa han asegurado que el activista fallecido estaba ya muerto cuando un vehículo policial le pasó por encima.