Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Zurbarán, primer modisto español

Diseñadores, coordinados por Berhanyer, interpretarán los lienzos del Siglo de Oro

Dice Elio Berhanyer, decano de los modistos españoles, que el primer creador de moda en España fue Zurbarán. El diseñador cordobés, uno de los grandes de la alta costura entre cuyas clientas se encuentran Ava Gardner o la reina Sofía, forma parte del equipo que prepara la exposición Santas de Zurbarán: Devoción y persuasión, la estrella del programa de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla que su responsable, María del Mar Sánchez Estrella, presentó ayer en el antiguo convento de Santa Clara.

La muestra parte de los ocho lienzos salidos del taller de Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664) que forman la serie Santas vírgenes del Museo de Bellas Artes de Sevilla; además de las santas Catalina e Isabel, estas sí pintadas íntegramente por Zurbarán, que posee el Bellas Artes de Bilbao, entre otros lienzos del artista. El comisario del proyecto es Andrés Peláez, director del Museo Nacional del Teatro, y contará también con la escenografía de Pedro Moreno. Elio Berhanyer (Córdoba, 1929) será el encargado de seleccionar a los diseñadores que confeccionarán los trajes inspirados en los modelos y las ricas telas con las que Zurbarán vistió a sus santas. La fecha prevista para las exposiciones de pintura, de trajes y el desfile de modelos en el Real Alcázar es mayo de 2013.

Pedro Moreno realizará la escenografía para Santa Clara

La muestra de moda y pintura, producida por el Consistorio de Sevilla, será en 2013

"Este es uno de los muchos proyectos que habrá que hacer para despertar el alma de Andalucía, que está medio dormida. Lo que vamos a hacerle a la moda es abrirle una hermosa herida. Ya lo dijo García Lorca: 'Sevilla para herir, Córdoba para morir", aseguró ayer Berhanyer entre los recuperados frescos de Santa Clara, convencido de que Zurbarán creó sus propios diseños y no se inspiró en lo que vestían las mujeres de la corte o de la calle.

No se encuentran precedentes en España en los que se haya combinado en un proyecto de esta índole la pintura barroca y el diseño. Aunque fuera de España ha habido experiencias en las que se unía la moda y destacadas obras pictóricas, como la que hubo en el Victoria and Albert Museum de Londres alrededor de la pintura japonesa, al igual que en la National Gallery de Washington.

"Probablemente, no se ha dado en nuestro país porque se ve como algo frívolo que banaliza la obra de arte y nada más lejos; además hay brillantes precedentes", dice Benito Navarrete, director de Infraestructuras Culturales y Patrimonio del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), en referencia al proyecto que surgió en 2009 fusionando moda y literatura: La moda y los clásicos, en el que Berhanyer y Jesús del Pozo, entre otros, crearon diseños partiendo de autores del Siglo de Oro.

Santas de Zurbarán contará, en principio, con los diseñadores Felipe Varela, David Delfín o Victorio & Luchino. "Los diseños resultantes serán en sí obras de arte y va a ser importante cuando empiecen a itinerar por otros museos, con trabajos reconvertidos que han partido de la inspiración del maestro de las telas, el pintor más refinado en este sentido", apunta Navarrete, especialista en Zurbarán.

El proyecto es la estrella del plan de la nueva Delegación de Cultura del Ayuntamiento en la que, tal y como confesó ayer la delegada, tienen la materia prima, el personal y "solo necesitábamos una clara definición y pasar a ser productores y coproductores, de manera que cambiemos el concepto de subvención por el de colaboración y cooperación". Algo que afectará al uso del convento de Santa Clara, el Antiquarium, el Casino de la Exposición y la propia Casa Consistorial, en la que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, quiere ampliar las visitas y restaurar parte de su patrimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 2011