ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 24 de septiembre de 2011
Crítica:

Mi planta de naranja lima

  • José Mauro de Vasconcelos
ANTONIO SÁEZ DELGADO 24 SEP 2011

Archivado en:

Narrativa. La literatura brasileña continúa su expansión en nuestro país, y ojalá que lo siga haciendo en los próximos tiempos al mismo ritmo que crece su gigantesco potencial económico. Libros del Asteroide, tras haber publicado a Edgar Telles Ribeiro, presenta ahora Mi planta de naranja lima (aparecida originalmente en 1968), la obra más emblemática de José Mauro de Vasconcelos (Bangú, Río de Janeiro, 1920-São Paulo, 1984), uno de los novelistas más leídos y divulgados de la literatura brasileña de todo el siglo XX. Se trata de una novela con trazos autobiográficos, que cuenta las aventuras y desventuras (como quiere el tópico) de Zezé, un niño de cinco años que quiere ser poeta y llevar corbata de lazo, pero al que la vida le tiene reservada una existencia rodeada de la más absoluta miseria e incomprensión. Es, en este sentido, un documento social y un retrato del Brasil más desfavorecido, el de la pobreza más absoluta, aquel que también se ha convertido, paradójicamente, en reclamo turístico para los visitantes. Pero es también un documento cargado de lirismo, trazado con sensibilidad, agilidad y una sencillez estilística desbordante, que atrapa al lector hasta convertirse en una obra, como pocas, "para todos los públicos". Por eso ha vendido más de medio millón de ejemplares en Brasil, y fuera de él se ha traducido a más de treinta idiomas en dos decenas de países, convirtiendo a su autor en el escritor brasileño más leído fuera de sus fronteras, tras Jorge Amado. De ahí la oportunidad de este título, traducido con pertinencia por Carlos Manzano, que tiene algo de autobiografía con aires picarescos y algo también de naturalismo filtrado por cierto realismo mágico americano, todo ello en las palabras y los recuerdos de un niño maltratado por el destino y que cree que tiene el diablo en la sangre. José Mauro de Vasconcelos aseguraba que escribió esta obra tan solo en doce días, pero que llevaba años bullendo en su interior. Tal vez solo así, con esa intensidad verbal, sea posible escribir una obra como Mi planta de naranja lima, una de las posibles radiografías de la infancia y la sociedad del Brasil de hace poco más de medio siglo, pero que continúa aún hoy latiendo por detrás de las fotografías de las guías turísticas.

Mi planta de naranja lima

José Mauro de Vasconcelos

Traducción de Carlos Manzano

Libros del Asteroide. Barcelona, 2011

208 páginas. 13,95 euros

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana