Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hasta que la muerte los una

Liz Taylor es enterrada en el cementerio Forest Lawn de Los Ángeles mientras la familia de Richard Burton ofrece a la de la actriz que descansen juntos en Gales

El suyo fue un amor explosivo que se prolongó durante toda la vida. Hace un año, Liz Taylor entregó a una editorial norteamericana las cartas de amor que se intercambió con Richard Burton hasta el día en que él murió. Era 1984 y llevaba casado un año con Sally Hay, vivía en Suiza y fue enterrado en un cementerio de Céligny. Pero la familia Burton siempre quiso que regresara a Pontrhydfen, en Gales (Reino Unido), donde nació. Es allí donde Liz y Dick podrían volver a encontrarse 26 años después.

Sin embargo, ayer Elizabeth Taylor fue enterrada junto a su amigo Michael Jackson en el cementerio de Forest Lawn de Glendale, en Los Ángeles, en una ceremonia privada a la que acudieron solo los familiares más cercanos y algunos amigos íntimos. Según la revista People, la rapidez del sepelio se debe a que la actriz se había convertido al judaismo. Más adelante, en cualquier caso, Liz Taylor podría ser trasladada a Gales.

En más de una ocasión, ella y Burton confesaron a los suyos su deseo de ser enterrados juntos, como corresponde a la leyenda que acompaña a los grandes amantes. Por esta razón la familia Burton ha hecho saber a la de la actriz que estarían encantados de cumplir con el encargo. "Si ella ha dejado estipulado en su testamento que quiere eso, por supuesto, estamos de acuerdo en cumplir con su voluntad", ha dicho Sian Owen, sobrina del actor. Cuando Burton murió, Liz acudió a Gales a ver a los Burton, como ha revelado ahora su sobrina: "Se amaron hasta el final y yo sé que ella expresó su deseo de ser enterrada junto a Richard".

La familia ha pedido que en lugar de ofrendas de flores ese dinero se destine a donativos para la Fundación Elizabeth Taylor a favor de los enfermos de sida. Ni tan siquiera en el momento de su adiós la Iglesia Bautista de Westboro, conocida por creer que los gais deben ser condenados a pena de muerte, respetará la memoria de la actriz, y ha anunciado en su cuenta de Twitter que acudirá al funeral de Liz Taylor para manifestar su repudio a las acciones que ella emprendió.

Lo que nadie puede impedir es que su leyenda aumente. Ayer se anunció que el retrato que Andy Warhol le hizo será subastado el 12 de mayo en Nueva York, pudiendo alcanzar en la puja los 22 millones, según Phillips de Pury.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de marzo de 2011