Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plantón de Zapatero causa "estupor" en Iberoamérica

Su ausencia en la cumbre dispara las alarmas sobre España

Oficialmente, la Secretaría General Iberoamericana ha expresado su "comprensión" por los motivos esgrimidos por Zapatero para justificar su ausencia de la cumbre que se inicia hoy en Mar del Plata (Argentina), pero en conversaciones informales, fuentes diplomáticas no ocultan su "estupor" y "alarma" por el inesperado plantón. "¿Tan mal está España que su presidente no puede venir a despedirse de Lula [que deja la presidencia de Brasil a final de año] o a darle un abrazo a Cristina Fernández [todavía de duelo por la muerte de su marido, Néstor Kirchner]?", se preguntan. Es la primera vez en 20 años que un presidente español falta a una cumbre iberoamericana; un foro que no existiría si no fuera por el empeño que desde 1991 han puesto todos los Gobiernos españoles en mantenerlo.

El Rey intentará contrarrestar la inquietud sobre la economía española

Zapatero tenía previsto participar en el debate que, a solas y a puerta cerrada, mantendrán mañana los mandatarios iberoamericanos. Su objetivo, según indicó la semana pasada La Moncloa, era transmitirles un mensaje de confianza en la solidez de la economía española, frente a los embates de los mercados. Este papel le tocará asumirlo en solitario al Rey, pero le resultará mucho más difícil, pues en Latinoamérica no se entiende que no pueda estar Zapatero y sí lo haga, salvo sorpresa de última hora, el primer ministro portugués, Sócrates, cuyo país está en teoría en una situación mucho más delicada.

Además, con la inversión pública bajo mínimo y el consumo privado retraído, la recuperación económica se fía al aumento de las exportaciones y América Latina, que crece a una tasa anual del 5%, es el mercado natural de las multinacionales españolas, que obtienen al otro lado del Atlántico una parte creciente de sus beneficios. No responde solo a un impulso filantrópico el hecho de que compañías como BBVA o Telefónica comprometieran donaciones multimillonarias al Fondo Solidario para financiar el programa iberoamericano Metas Educativas 2021, que espera recaudar más de 3.000 millones de euros y será el principal resultado de esta cumbre.

La inesperada suspensión de su viaje no solo ha dejado a Zapatero sin posibilidad de saludar a Lula o Cristina Fernández, sino que ha obligado a cancelar su primera visita a Bolivia desde que llegó a La Moncloa y su entrevista con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, a quien iba a expresar su apoyo frente a intentos desestabilizadores como el protagonizado por un grupo de policías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de diciembre de 2010