Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Orang Pendek

Tal vez crea usted que la política económica de Zapatero es formidable y que el PSOE arrasará en las próximas elecciones. O tal vez crea que la corrupción en el PP es un invento de la policía y que Rajoy arrasará en las próximas elecciones. Si es así, es usted una persona de fe. En ese caso, lógicamente, le interesa el Orang Pendek.

Quizá se le haya pasado que acaba de abandonar Sumatra una expedición del Centre for Fortean Zoology (CFZ), autodefinido como "la mayor organización mundial dedicada a la investigación de animales misteriosos". Los miembros del CFZ no son los únicos que viajan con frecuencia a Sumatra, más en concreto a los alrededores del lago Gunung Tuju. El grupo National Geographic ha financiado también una expedición y la instalación de cámaras ocultas en la jungla.

El objetivo es el Orang Pendek (literalmente, "hombre bajito"), una de las piezas estelares de la criptozoología, ciencia, o actividad recreativa, según se mire, dedicada a la búsqueda de animales desconocidos.

Dentro del universo de los primates, el Orang Pendek vendría a ser lo contrario de Isabel Preysler: infotografiable. Su gran misterio está ahí. Porque, según se deduce de numerosos testimonios, verle no cuesta demasiado. Lo que cuesta es sacar la cámara. En 1994, la periodista Debbie Martyr se encontró con un Orang Pendek: "Estaba tan sorprendida que no tomé ninguna foto; era un primate bípedo y erecto, de colores beis, óxido, amarillento y chocolate oscuro". Hace tres años, el explorador Dave Archer (del CFZ) topó con un Orang Pendek sentado en la rama de un árbol. Lo describió como un primate cabezón, de hombros anchos, piel negra y pelaje marrón oscuro, del tamaño de un chimpancé adulto. Archer, como era de esperar, no tuvo tiempo de fotografiarlo.

Hace siglos que se habla del Orang Pendek. Para los nativos es un animal de la jungla con mucha fuerza en los brazos y piernas cortas. Varios colonos holandeses dijeron haberlo visto a principios del siglo XX. En general, los testimonios coinciden en la baja estatura (de ahí el nombre), el cráneo aplanado por encima como el de un gorila, la nariz humanoide, la boca pequeña y, sobre todo, la condición de bípedo. Sería extraordinario que existiera otro primate que anduviera erguido, porque el único que se conoce hasta ahora es el hombre. Un nativo cuyo testimonio quedó recogido en los anales de la criptozoología afirmó que el Orang Pendek no sólo era bípedo, sino que fumaba y vestía una camiseta amarilla. En este caso parece probable que viera literalmente un orang pendek, o sea, un hombre bajito.

Las últimas tendencias criptozoológicas relacionan al Orang Pendek con el Homo floresiensis, u Hombre de Flores, un homínido de pequeña estatura del que se han hallado restos muy recientes, de hace menos de 20.000 años. La proximidad de Sumatra con la isla de Flores, también en Indonesia, permite especular con la posibilidad de que el Orang Pendek sea uno de esos homínidos.

Como otras expediciones anteriores, la que acaba de regresar al Reino Unido "entrevió" al animal, pero no pudo captar pruebas gráficas. Los exploradores se llevaron de Sumatra una mata de pelo atribuida al Orang Pendek y un trozo de palma que, al parecer, el primate habría masticado. Ahora analizarán el ADN.

El CFZ cuenta ya con un zoológico de animales misteriosos. Tiene las instalaciones, los hábitats diferenciados y los cuidadores. Sólo faltan los animales propiamente dichos. Cuestión de fe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de octubre de 2009