Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La calle es un lugar de encuentro

Los 'Desayunos con Viandantes' invitan a reinventar el espacio público

Un encuentro abierto, distinto, para compartir un desayuno con amigos y desconocidos. Es lo que propone el colectivo Desayuno con viandantes, que cada mes escoge un lugar público de Valencia para romper la rutina doméstica e invitar a la conversación y al debate en torno a un café, unos bollos, fruta...

La iniciativa de los desayunos públicos nació en los años noventa en Viena y se ha extendido por otras ciudades, entre ellas Madrid y Logroño. A Valencia llegó el pasado noviembre de la mano de un grupo de amigos relacionados con la arquitectura y el arte, que han puesto en práctica la idea de tomar durante unas horas un espacio público para convertirlo en un lugar diferente de convivencia y participación. "No se trata de un acto de reivindicación, sino de una celebración del espacio. Es una fiesta en la que nosotros aportamos una mesa y añadimos alguna actividad para animar al transeúnte a participar", explican desde el colectivo, que huye de la identificación personal porque "no importa quién lo hace, sino lo que se hace".

Los organizadores ponen la mesa, y el que se apunta trae la silla, el termo con la bebida y la comida. Nuevas amistades, temas de reflexión e intercambio de ideas fluyen libremente entre los participantes, cada vez más numerosos. Los desayunos empezaron con 20 personas, pero ya han atraído a un centenar de asistentes. Se han celebrado en plazas de la ciudad, en la terraza de la Iglesia de los Santos Juanes -con la bendición del párroco-, bajo las Torres de Quart y hasta en un cruce del barrio de Russafa, donde la ocupación lúdica de las cuatro esquinas convirtió la calle en una plaza, en la que al desayuno se añadieron juegos con dados gigantes para animar a los viandantes a participar. En otros encuentros ha sido protagonista la música, y siempre hay alguna actividad para conectar con el público que pasa por la calle.

La reivindicación del espacio público, de su identificación como tal y de su aprovechamiento subyace a los desayunos, pero no se trata "de una protesta política, sino de una celebración de la calle", insiste el colectivo en su web (desayunoconviandantes.blogspot.com), en la que resume sus experiencias. La Impròpia (trobada de cultura oberta), que se celebra hasta el domingo en el barrio de la Malva-rosa con actividades artísticas y lúdicas, ha invitado a los organizadores a participar en una mesa redonda cuyo título parece hecho para resumir su iniciativa: Espacio público y fiesta. Se celebrará en la Facultad de Bellas Artes de la Universitat de València hoy a las 12.30, y participarán también Nadja Monnet (investigadora del espacio público) y el artista Rafa Tormo. Cómo no, el debate se abrirá en torno a un desayuno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de mayo de 2009