Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Jueces y fiscales progresistas piden que dimita De Rosa

Rechazan la "servidumbre partidista" del vicepresidente del Poder Judicial

Jueces para Democracia (JpD) y la Unión Progresista de Fiscales (UPF) reclamaron ayer la dimisión del vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Fernando de Rosa Torner, por acusar al juez Baltasar Garzón de prevaricar en la investigación de la trama corrupta que afecta al PP, lo que consideran un "gravísimo ataque a la independencia judicial".

De Rosa fue consejero de Justicia del Gobierno de Francisco Camps hasta hace cinco meses, en que fue promocionado por el PP a la vicepresidencia del CGPJ. El pasado viernes, en unas declaraciones a la televisión valenciana, De Rosa sugirió que Garzón habría traspasado "la línea roja" de la prevariación por haber investigado supuestamente a Camps, quien aparece mencionado en la Operación Gürtel.

Ambas asociaciones expresaron ayer su más "absoluto rechazo" a esas declaraciones, principalmente por proceder de quien tiene encomendada la defensa institucional de la independencia judicial.

Además de atacar a Garzón, De Rosa magnificó la figura de su antiguo jefe de filas, calificando a Camps de "gran presidente" y "hombre absolutamente honorable". Según JpD, el vicepresidente del Poder Judicial "no puede cuestionar públicamente unas concretas actuaciones judiciales mediante insinuaciones que aparecen destinadas a incidir en el curso de las mismas". La asociación judicial progresista ve en la actitud de De Rosa una "injerencia doblemente grave", por incumplir su deber de defender a los jueces y por lo que tiene de "claro posicionamiento partidista", por lo que reclama su "retractación pública" o su dimisión.

A su vez, la Unión Progresista de Fiscales entiende que las declaraciones "veladamente amenazadoras" del vicepresidente del CGPJ, tienen la "inequívoca intención de interferir indebidamente en el curso normal del procedimiento". Para la UPF, De Rosa ha antepuesto sus "servidumbres partidistas a sus obligaciones constitucionales, lo que le inhabilita para continuar en el cargo". Los fiscales progresistas exigen al Poder Judicial que ampare al juez Garzón frente a los ataques del PP, y al fiscal general del Estado que haga lo propio con los integrantes de la Fiscalía Anticorrupción.

El Consejo General del Poder Judicial examinará esta semana las declaraciones de su vicepresidente, que han generado un fuerte malestar en un amplio sector de la institución. Mañana se reúne al Comisión Permanente, encabezada por el presidente del organismo, Carlos Dívar, en la que no está Fernando de Rosa y que intercambiará las primeras impresiones sobre la actuación del vicepresidente. Pero el jueves hay reunión del pleno y las declaraciones de De Rosa serán el punto fuerte del día.

Entretanto, el PP sigue intentado por todos los medios quitar a Garzón el procedimiento por corrupción en el que aparecen mencionados cuatro aforados: además de Camps, el ex consejero Alberto López Viejo, el diputado autonómico Benjamín Martín Vasco y el ex alcalde Boadilla del Monte Arturo González Panero. Sin embargo, las denuncias contra el juez por dejar en el calabozo a los primeros detenidos del caso Gürtel y por filtraciones del sumario siguen en la Inspección, que dispone de un mes para formular una propuesta a la Comisión Disciplinaria.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 2009