Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Debate en televisión

El debate territorial se impone a PP y PSOE

Siete partidos confrontan en televisión propuestas de pensiones, precios, ayudas y políticas de empleo - La cuestión autonómica desató las mayores diferencias

Los siete partidos con grupo propio en el Congreso (PSOE, PP, CiU, ERC, IU, CC y PNV) participaron anoche en un debate a siete bandas en televisión. Con una estructura muy similar al cara a cara entre Zapatero y Rajoy, el número de participantes obligó a intervenciones de apenas un minuto. Estos fueron algunos de los momentos de mayor contenido. En el primer bloque se trató de la economía, un tema que llevó a los intervinientes desde las pensiones hasta la inmigración.

Josu Erkoreka, portavoz del PNV, abrió del lado de la moderación: "Conviene lanzar un mensaje claro. No estamos en una crisis. La crisis es cuando el crecimiento es negativo, y la más pesimista es del 2,5 de crecimiento, más en Euskadi. Sí hay estancamiento en algunos sectores, algo que era previsible. Pero ya sabíamos que la construcción era un mal modelo. El reto para los próximos años es la competitividad".

"Hay factores externos que condicionan la economía", aseguró Joan Ridao, de ERC. "Si hacemos las cosas bien hay razones para el optimismo. Nuestra propuesta es de nuevas tecnologías, no el modelo español de sol y playa". El candidato republicano añadió que "no hay que importar inmigrantes no pagados y tampoco expulsar licenciados que no encuentran empleo. Hay que captar en origen trabajadores inmigrantes y evitar la huida de cerebros".

Para Jordi Jané, de CiU, "llegar a fin de mes es más difícil". "La inflación percibida está por encima del 10%, la que afecta a la cesta de la compra. Hay margen para avanzar en reducciones en la tarifa del gas o la luz. También podemos bajar el IRPF". El candidato de CiU añadió que "hay que suprimir el impuesto sobre patrimonio, y el impuesto de sucesiones, que gravan las herencias y las familias".

Por parte de Izquierda Unida, Montserrat Muñoz trató de situarse entre el catastrofismo y la autocomplacencia. "La construcción es un modelo muy frágil. Hay que apostar por la industria I+D+i y olvidarse del modelo insostenible depredador con el territorio", dijo en referencia a la construcción, a quien casi todos los intervinientes coincidieron en señalar como principal culpable de los problemas económicos.

La gestión del Gobierno fue defendida por el socialista Ramón Jáuregui, quien dijo que "la economía ha crecido, eso es incuestionable". Además, según Jáuregui, "hemos crecido mejor, ha habido una mejora de las exportaciones, en bienes de equipo y productividad". Ante la insistencia de algunas intervenciones en contraponer las cifras a las personas, Jáuregui se preguntó: "¿Son o no personas los 2,9 millones que han encontrado empleo? ¿Son o no personas los autonomos o los que han pasado a fijos? Hemos hecho una economía no para la estadistica, sino para las personas", dijo el socialista.

Por parte del PP, su candidato por Valencia, Esteban González Pons, insistió en los problemas de subidas de precios con ejemplos muy concretos. "La subida de precios es el peor impuesto. Ir al cine cuesta 1.000 pesetas, a una familia con tres hijos le cuesta 5.000". Según González Pons, las familias españolas "cada vez llegan con más dificultad a fin de mes". Para el PP "hace falta una oficina de control de precios que informe al parlamento".

Una medida con la se mostró de acuerdo la candidata de IU. "Puede estar bien, pero no resuelve los problemas", dijo Muñoz. Para IU lo importante es "apostar por el capital humano español" y la política industrial.

"Las familias necesitan dinero", añadió González Pons. "O se lo da el estado con una rebaja de impuestos o tienen que pedirlo al 25% a esas entidades que se anuncian por las mañanas". La propuesta del PP en este sentido es "se deje exentos del IRPF a los que cobran menos de 16.000 euros"

"Bienvenido al club", le respondió Jáuregui. "Vamos a devolver a 15 millones de españoles 400 euros que servirán para compensar subidas de precios y subida de hipotecas". Aparte, reiteró la reciente propuesta de que se pueda "renovar la hipoteca sin coste". Jáuregui pidió "no exagerar con la construcción, que es un 5% del PIB". "Llevamos 45 meses de crecimiento y tres de dificultades". El socialista finalizó acusando al PP de "mirar para otro lado mientras se redondeaba el euro de 100 pesetas a 166".

Jordi Jané recordó entonces que CiU, hace cinco meses propuso una enmienda en la Ley Hipotecaria para eso y el PSOE la rechazó. "Cuando vienen elecciones se hace la propuesta". Por su parte, en su última intervención de este bloque, IU se quejó de que se hagan propuesta de rebajas fiscales "en un país donde no se lucha contra el fraude y es el país con más billetes de 500".

Dependencia

La ley de dependencia centró el bloque central del debate y permitió al PSOE lucir las medallas de haber aprobado un texto innovador: "¿por qué no lo hicisteis vosotros antes?" replicó un Ramon Jáuregui al que todos le recriminaron la escasa dotación económica de la ley. Convergència i Unió y el PNV le replicaron, además, que el texto invade las competencias de las autonomías.

El PP evitó este debate y pidió que las ayudas previstas en la ley lleguen rápido sin mirar de dónde. "A los dependientes que nos están viendo no se les puede hablar de competencias", dijo González Pons, quien sin embargo, abogó porque la Administración Central financie el 50% de la ley. Fue uno de los momentos más vivos del debate.

Las pensiones de viudedad fueron el único punto de esta fase del debate que, en cierta forma, unió a todos los candidatos. Todos abogaron por aumentar hasta los 700 u 800 euros la pensión mínima. En el caso del PSOE, Jáuregui prometió que ninguna pensión quedará por debajo de los 800 euros, al igual que el salario mínimo.

El PNV apremió a tomar estas medidas. "Las viudas son un problema actual, no pueden esperar". González Pons (PP), se sumó: "las viudas son las peor pagadas de España", dijo recordando que son las responsables de que los actuales jóvenes sean "los más altos de la historia". "Debemos reconocerles esto". La representante de Izquierda Unida se felicitó por el compromiso general adquirido por todos los candidatos en este sentido. Pidió aplicarlo, sin más.

La muerte de cuatro mujeres en manos de sus parejas y ex parejas en una misma jornada, la del miércoles, también planeó en el debate. El PSOE esgrimió la importancia de haber aprobado la ley de Violencia de Género, pero el resto de partidos pidieron ir más allá. "La ley no es un instrumento que lo arregla todo", dijo Jáuregui. Izquierda Unida fue muy beligerante y dijo que en la aprobación de la ley hubo mucho de mercadotecnia política. "La ley no es una solución definitiva, hace falta mucho más dinero", dijo Montserrat Muñoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de febrero de 2008