Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

Fabra gastó en 2004 el doble en pagar préstamos de lo que ingresó

Carlos Fabra y su esposa gastaron en 2004 el doble en amortizar préstamos de lo que declararon a Hacienda haber ingresado. El presidente de la Diputación de Castellón pagó un total de 131.000 euros como amortización de dos créditos hipotecarios que tenía vigentes. Sin embargo, según la documentación fiscal que obra en poder del juzgado de instrucción número 1 de Nules, que instruye el llamado caso Fabra, sus ingresos declarados ascendieron a 100.621 euros, teniendo en cuenta su sueldo como cargo público y los valores que entonces poseía y de los que extraía rendimientos.

El mismo año, su esposa, Amparo Fernández, hizo frente también al pago de su parte proporcional de dos créditos hipotecarios, de los que amortizó 225.631 euros. Fernández declaró ese ejercicio un total de 84.608 euros de ingresos, procedentes de sus retribuciones y del rendimiento de otros bienes. Fabra y su esposa amortizaron en total más de 355.000 euros en préstamos durante un año en el que sólo declararon haber ganado 185.229.

El juzgado investiga las cuentas que Fabra declaró a Hacienda, así como las de todos los miembros de su familia después de que la Agencia Tributaria presentara denuncia por presunto fraude fiscal en el ejercicio de 1999. Ese año, además, Fabra ingresó, en pequeñas cantidades y en distintas cuentas, cerca de 600.000 euros de los que aún no ha justificado la procedencia, ya que se acogió a su derecho a no declarar ante la juez. La investigación fiscal se ha unido a la iniciada por la posible comisión de delitos de tráfico de influencias y cohecho, después de que un empresario le acusara de cobrar "cantidades millonarias" por mediar ante la Administración para tratar de agilizar licencias de productos fitosanitarios.

Donaciones de fincas

Por otra parte, en relación con el número dos de Fabra en la Corporación provincial, que ha incorporado a sus posesiones 13 fincas no registradas, en su mayor parte mediante donaciones, la información del registro de la propiedad indica que una finca que compró la madre del vicepresidente de la Diputación de Castellón, Francisco Martínez, por 2.185 euros fue vendida a una sociedad por 48.080 euros un año después. Esta sociedad revendió el terreno por el mismo precio a un pequeño promotor, Raul Babiloni, socio de Martínez, ya que con él comparte otro terreno en Vall d'Alba, del que es alcalde el vicepresidente de la Diputación.

La finca que comparten el dirigente del PP y el promotor es un terreno de 8.600 metros cuadrados por el que pagaron 285.000 euros. Poco después, el alcalde de Vall d'Alba recalificó la zona, que pasó a ser edificable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007