Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un histórico de la BBC culpa a las mujeres de la pérdida de calidad en la televisión

La televisión ha perdido calidad y la culpa la tienen las mujeres. Así piensa sir Patrick Moore, eminencia en programas de divulgación espacial y excéntrico caballero británico. A sus 83 años, no tiene pelos en la lengua ni reparos a la hora de expresar opiniones desmedidas. "El problema es que las mujeres dirigen ahora la BBC y emiten telenovelas, programas de cocina, concursos y obras de teatro social. En los días dorados no teníamos nada de eso", ha criticado el veterano presentador de The sky at night, espacio dedicado a la astronomía estrenado en 1957. Moore tiene el mérito de despertar la afición por el espacio a muchos británicos. Combina en sus programas la seriedad propia del estudio de una ciencia con explicaciones en términos comprensibles para el gran público. Lleva medio siglo colaborando con la BBC y ha escrito 60 libros.

Desde el año pasado, cuando se sometió a una operación de corazón, interviene en The sky at night desde su casa, en la campiña inglesa. Con las cámaras apuntando a su jardín, celebró su último cumpleaños, el 4 de marzo, con una "fiesta lunar". Esa noche había eclipse de luna y el presentador invitó al público a compartir el "precioso" espectáculo de "extrañísimos colores".

Ahora desea estructurar la BBC en función al sexo. "Me gustaría ver dos ondas: una controlada por mujeres; otra para nosotros, controlada por los hombres", propone en declaraciones a la guía Radio Times. "Y creo que eventualmente sucederá", añade convencido de que su particular visión tiene cabida en el siglo XXI.

En la entrevista, el gran enamorado de la luna se queja de que los programas de calidad se relegan a espacios nocturnos y de que la moda de lo políticamente correcto se extiende por un virus en la programación televisiva. "Yo solía ver Doctor Who y Star Trek, pero se contagiaron del PC (políticamente correcto), introduciendo a mujeres comandantes y ese tipo de cosas. He dejado de ver ambas series", confiesa. A una potencial invitación a participar en Gran Hermano vip su respuesta no puede ser más clara: "Preferiría morir en una cuneta".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de mayo de 2007