Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un ex ministro representa a Shakira

José María Michavila dirige además una fundación que apoya Alejandro Sanz

Si usted es de esas personas que, siempre por casualidad, claro, se topa en la televisión con programas del corazón o choca de frente con las páginas de la prensa rosa, seguramente se sorprendería estas Navidades al ver a José María Michavila hablando en nombre del cantante Alejandro Sanz para confirmar que tiene un hijo secreto. Muchos en el PP saben que el ex ministro de Justicia es uno de los mejores amigos de Sanz desde hace 15 años, cuando coincidieron en un curso de inglés en Londres. Además, es su abogado. Lo que no tantos conocen es la nueva vida de Michavila desde que, tras el congreso del PP de octubre de 2004, dejó de ejercer casi a diario como portavoz de este partido.

A través de su amistad con Sanz, el ex ministro ha ido introduciéndose en el mundo de los artistas. Se ha convertido en el representante legal para toda Europa de Shakira, una de las cantantes de mayor éxito universal -su último disco, Hips don't lie, ha sido número uno en 29 países-. Y con ella, con Sanz y Miguel Bosé, amigo de este último, ha promovido una ambiciosa fundación benéfica de cantantes iberoamericanos, Alas, (www.fundacionalas.org) concentrada en ayudar a la infancia de Suramérica. La idea consiste en aprovechar la imagen de artistas famosos para buscar dinero y apoyar proyectos solidarios por todo el continente, en el que según sus datos mueren 350.000 niños cada año por culpa de la pobreza. Michavila es el secretario general de la fundación, un cargo no remunerado que ya ha sido autorizado por el Congreso, como corresponde, ya que Michavila es diputado por Valencia.

El cuadro de honor de la fundación, y la fotografía de su presentación el 12 de diciembre en Panamá, donde está la sede de Unicef para Latinoamérica, da una idea de la nueva vida de Michavila. Dentro de la Fundación Alas, que tiene como presidente de honor a Gabriel García Márquez, el ex presidente socialista Felipe González -anatema en el PP-, es el presidente del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil y Miguel Bosé del consejo de activistas. Todos ellos son conocidos personajes de la izquierda. Y con ellos llegan sus empresarios de confianza, como el mexicano Carlos Slim, amigo de González.

El trabajo del ex ministro de Justicia como representante legal de Shakira -preparación de contratos, negociaciones con patrocinadores de las giras- le hace viajar constantemente por Europa, especialmente a Londres. La familia del dirigente popular ha establecido ya una relación personal con la cantante, quien además ha presentado al ex ministro a otros famosos que se han unido a la iniciativa de la fundación, como los integrantes de Maná o Ricky Martin.

Pero Michavila no quiere dejar la política, ni mucho menos, y asiste regularmente a todas las reuniones importantes del PP. Es miembro de todos los órganos de dirección. Además, y aunque fue desplazado como secretario de Comunicación en aras de la renovación que Mariano Rajoy necesitaba, es asesor en la sombra del líder, con quien preparó, por ejemplo, la última reunión con el presidente del Gobierno.

Sin embargo, Michavila, al contrario que Aragonés, que se hace notar con sus aspavientos indignados cuando intervienen los representantes socialistas, apenas participa en el Parlamento. Hasta el punto de que los periodistas parlamentarios le dieron este año el premio al diputado desconocido, que tuvo que recoger con humor su compañera Soraya Sáenz de Santamaría porque el ex ministro no acudió al acto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de enero de 2007