ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 24 de noviembre de 2006
Reportaje:

La sangre de los atletas

Según los investigadores, Merino Batres organizaba con otros médicos transfusiones y análisis para más deportistas

Una veintena de bolsas de sangres halladas en los registros a los pisos del grupo de Eufemiano Fuentes no pudo ser identificada por los investigadores, que llegaron a la conclusión de que no pertenecía a ciclistas sino a los deportistas a los que Fuentes se refería como "los de Merino". Éstos, según se pudo deducir por las conversaciones grabadas entre Fuentes y Merino, el hematólogo madrileño, no eran sino atletas que, aconsejados por su médico -uno diferente de Fuentes, pues en sus papeles no se encontró ninguna referencia a ellos-, recurrían a los servicios de Merino para organizar sus transfusiones.

Los investigadores de la Guardia Civil, dado el hermetismo de Merino Batres, tampoco saben quién es el médico que aconsejaba a los atletas sus servicios hematológicos. Hasta esta semana tenían sospechas, no pruebas, aunque desde Alemania les ha llegado una ayuda esperada que les conduce hasta un viejo conocido, Miguel Ángel Peraíta, médico con consulta en Chamberí, a pocos pasos del domicilio y el laboratorio de Merino Batres.

A Peraíta le registraron la consulta, con nulos resultados, durante la Operación Mamut contra el tráfico de anabolizantes en los gimnasios hace dos años. Y a Bartolomé Cobo, su socio en Keynvest, una empresa que se dedica a importar medicamentos y aparatos sanitarios, lo detuvieron en la misma operación después de descubrir, en Internet, que importaba a través de su empresa Keypro desde Australia Igf-1. Se trata de un precursor de la hormona del crecimiento, un producto prohibido que figura en el arsenal básico de Eufemiano Fuentes, según se desprende de las fichas de tratamiento halladas en su despacho.

El nombre de Peraíta volvió a los papeles en febrero pasado, después de que una atleta alemana, Awemu Mensah, testificara en un juicio de Magdeburgo por dopaje contra el entrenador Thomas Springsteen. Mensah había sido enviada por Peraíta al laboratorio de Merino para someterse a diferentes análisis, y en el mismo juicio se exhibieron una serie de emails dirigidos por Top Doc (Peraíta) a la atleta Grit Breuer sobre el uso del anabolizante oxandrolona para tratarse una lesión de espalda.

Diez meses después, y tras estudiar detenidamente las actas del proceso de Magdeburgo, la federación alemana de atletismo decidió denunciar ante el fiscal a Peraíta y al holandés Jos Hermens, famoso mánager de atletas, mánager en su momento de Breuer y Mensah y mánager en la actualidad de más de 100 atletas, entre los que destacan los etíopes Kenenisa Bekele y Haile Gebrselasie.

La fiscalía de Magdeburgo dice que las pruebas no son aún concluyentes, que sí, que los emails están bien, pero que no especifican la cantidad de anabolizantes con que se traficó, ni cómo se hizo el tráfico. Pero los emails no son lo único en que se basa la federación alemana para sus denuncias. Cuenta también con un documento interno que detalla el funcionamiento del "Consulting Advanced Technics on Human Performance", un instituto fantasmagórico con sede en Fernández de la Hoz 76, Madrid, el mismo número en que tienen su domicilio Keynvest y la clínica de Peraíta. En el documento se puede leer: "Los deportistas interesados deben contactar primero con Jos Hermens, quien se pondrá en contacto con nuestro jefe de ventas. Éste organizará detalles como la recogida del cliente, la reserva de hotel y el transporte a nuestras instalaciones.Los gastos de estancia y de viaje a nuestra ciudad corren a cargo del cliente". Una vez establecido el contacto, el deportista debía firmar un contrato y pagar por adelantado. Luego se "configuraba" al cliente en base a sus parámetros físicos (sangre, orina...) Según los documentos, la gama de sustancias utilizadas comprendía testosterona, esteroides de cortos periodos de detección, así como hormonas e insulinas indetectables. Finalmente se concertaba "un segundo contacto con el médico correspondiente, que explicará detalladamente al cliente todos los aspectos del programa". Todo esto seguido de un proceso de consulta y supervisión, la elaboración de planes de entrenamiento detallados, que incluían planes de dosificación de medicamentos, ciclos de ingesta, y el envío de sustancias y fármacos. Esto, habitualmente, se hacía a través de los entrenadores.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana