Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cómo inventar una playa en la Luna

Cinco jóvenes arquitectos con trabajo internacional idearon el recinto de la plaza de Centro

"Planteamos nuevas formas de relacionarse en un barrio unido por la necesidad de cambiar las cosas", anunció ayer Belinda Tato, del estudio de arquitectura Ecosistema Urbano. Esta empresa ha elaborado un plan para el barrio de Universidad que incluye una playa para la plaza de Santa María Soledad Torres Acosta, donde una prostituta murió apuñalada el 23 de junio en plena calle. Un día antes, los vecinos denunciaron la degradación del barrio en un vídeo.

"Vimos a los vecinos en la televisión y decidimos ofrecer nuestra colaboración", comenta Michael Moradiellos, de 27 años, uno de los cinco arquitectos de Ecosistema Urbano. Él vive en la plaza de Santo Domingo, apenas a 100 metros de la plaza de Soledad Torres Acosta. Las protestas de los vecinos llamaron la atención de Moradiellos que se puso en contacto con ellos.

Un proyecto del estudio quedó finalista para la renovación del centro de Filadelfia

"Si no hay playa, nos manifestaremos en pareo y bañador", dicen los afectados

"Hace un año hicimos un proyecto de una red de wi-fi gratuita y pensamos que podría ayudar mucho al barrio", comenta el arquitecto, que ha ideado una red de conectores urbanos repartidos por todos los puntos blancos de la zona. Desde que iniciaron hace un mes las protestas, han potenciado su intercomunicación a través de Internet. "Nos pareció una gran idea que los jóvenes pudieran jugar a la Play Station por Internet en la calle", afirma uno de los vecinos de Universidad.

El estudio Ecosistema Urbano, creado en 2001, está formado por un equipo de treintañeros que busca el desarrollo sostenible para espacios necesitados de una renovación. Sus proyectos insisten en la participación de los ciudadanos en los centros públicos en planes que se caracterizan siempre por su bajo coste.

Su fama internacional ha crecido desde su fundación y han sido seleccionados para proyectos como el de renovación urbanística del centro de Filadelfia. Su trabajo llegó a la final junto a otros cuatro estudios arquitectónicos estadounidenses. Ahora ejecutan en Madrid las obras del futuro Museo de Meteorología en el Retiro y un bulevar bioclimático en el PAU de Vallecas.

"El arquitecto contemporáneo es un gestor que optimiza los recursos energéticos y presupuestarios disponibles", afirman en su página web (www.ecosistemaurbano.com). El proyecto de la playa apenas costaría 12.000 euros para 500 metros cuadrados de arena de sílice, tomas eléctricas para conexión de portátiles, un sistema de vaporización de agua, duchas o la preparación del suelo para facilitar la retirada de la playa en el final de verano.

Los arquitectos proponen una nueva visión de la remodelación de las plazas de la capital. "Se nota que es una plaza hecha sin pensar en los vecinos", comenta sobre la reciente renovación de Tirso de Molina uno de los diseñadores del plan de Universidad. "Estéticamente está bien, pero no hay bancos para que se sienten los vecinos", añade.

"Queremos que nuestra plaza deje de ser de paso para ser un espacio ocupado por los vecinos", declaró Jordi Gordon, uno de los vecinos agrupados en la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad. Esta asociación se reunió el viernes pasado con el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón para pedirle su participación en los proyectos municipales para sus calles y plazas. El Consistorio se comprometió a comenzar las obras de remodelación del barrio a partir del 1 de noviembre.

"El alcalde pareció muy interesado en el proyecto de la playa", afirmó Isabel Rodríguez, presidenta de la asamblea vecinal que advirtió al Ayuntamiento de futuras movilizaciones si no sale adelante el proyecto de la playa artificial. "Estamos dispuestos a manifestarnos con bañadores, sombrillas y pareos", afirmo Rodríguez.

"Lo que tienen que hacer los vecinos es coger el toro por los cuernos", afirma Moradiello que niega que sea necesaria la celebración de un concurso público para desarrollar la playa. "La cantidad de dinero es tan poca que no sería necesario una partida presupuestaria especial", aseguran desde Ecosistema Urbano. "Si no nos lo pagan, nos lo hacemos nosotros mismos", avisaron el pasado viernes los vecinos de Torres Acosta tras reunirse con el alcalde, con el concejal de Seguridad, Pedro Calvo Poch, y el edil de Centro, Luis Asúa.

El estudio de arquitectos va más allá. "Existen empresas privadas que no tendrían ningún problema en financiar la playa" afirma Moradiello. "El chiringuito que tenemos pensado para la parte de arriba podría generar el dinero suficiente para pagarla. El Ayuntamiento sólo tendría que garantizar la seguridad y la limpieza", aseguran desde la Asamblea del barrio de Universidad.

Seguridad y limpieza. Dos conceptos que obsesionan a los vecinos. Desde que murió la prostituta ucrania, Victoria Nvosu, apuñalada a plena luz del día en la plaza de Torres Acosta, los agentes de la Policía Municipal y del Cuerpo Nacional de Policía patrullan con asiduidad. Pero no es suficiente. Los problemas por el tráfico de drogas y la prostitución se esparcen por las calles próximas. Eso sí, nunca hacia Gran Vía.

"Nuestro barrio está de espaldas a los turistas de Callao", asegura uno de los portavoces de la asociación de Universidad que reconoce que "gracias a la policía, los niños han vuelto poco a poco a los columpios de la plaza de los Cines Luna".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de agosto de 2006