Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asociación censura las 98 muertes en 2005 en el Estrecho

Las víctimas mortales de la inmigración clandestina tienen nombres, aunque la mayoría nunca se conozcan. Cams, de 25 años, y José, de 28, ambos procedentes del Congo, murieron el pasado 4 de junio intentando entrar a nado en Ceuta. La asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) los ha identificado en su último informe anual, en el que detalla un total de 368 inmigrantes fallecidos cuando trataban de entrar ilegalmente por la frontera sur de España a lo largo de 2005. Según la organización, las muertes se han disparado a pesar del descenso de pateras interceptadas.

El presidente de la Apdha, Rafael Lara, encuentra una sencilla explicación a esta aparente contradicción: "El incremento de medios policiales en la costa y la política de cierre de fronteras, con medidas como el Sistema Integral de Vigilancia Exterior, ha hecho desistir a las mafias de las rutas tradicionales de las pateras. Así que han apostado por viajes más largos y más peligrosos".

En su intento de llegar a España por Andalucía, Canarias, Ceuta y Melilla fueron interceptadas el pasado año 567 pateras, 173 menos que en 2004, según datos de la Secretaría de Estado de Emigración e Inmigración. Los detenidos también se han reducido. De los 15.675 de 2004, a los 11.781 del pasado año.

Cadáveres en el mar

Sin embargo, las muertes han aumentado de forma progresiva hasta alcanzar las 368 en 2005, la cifra más alta desde 1997, cuando la asociación comenzó a realizar este informe. Son 79 más que el año pasado. La mayor parte de las muertes se produjo en Canarias, con un total de 226, seguido de Andalucía, con 98, y Ceuta y Melilla, con 28. La asociación califica el balance como "tremendamente trágico" porque al problema de las pateras se han añadido este año los incidentes en las vallas de las ciudades autónomas.

La principal causa de las muertes siguen siendo los naufragios (253). Le continúan los cadáveres devueltos por el mar (62), los asaltos a las vallas (16), al salir la patera (13), los fallecidos en el desembarco o ya en tierra (12) y los intentos de entrar a nado (12).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2006