ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 22 de julio de 2003
VISTO / OÍDO

El otro

No dejo de creer que es una desvergüenza que el presidente del Gobierno sea quien nombre a su sucesor. En una democracia, no se toleraría. Sin embargo, dado que el partido ama el mando único, el de "todo el poder para el jefe", es lógico que acepten semejante ucase. Tampoco es demasiado distinto lo que ocurre en otros partidos, pero lo disimulan mejor y hasta celebran "primarias". Creo que es una especie de recidiva del franquismo, como tantas costumbres: él dejó su sucesor, fue proclamado, y ahí está. La verdad es que no manda nada; pero también puede que el sucesor de Aznar tampoco mande, puesto que el Jefe Carismático seguirá ordenando en el partido. Creo, también, que Aznar es insustituible (para ellos, ojo). Ha llegado a imponer una disciplina rayana con el miedo, y alguno es capaz de cualquier ignominia para mantenerse en el ojo amable del Jefe. Hay algo del falangismo joseantoniano, al que casi todos deben cosas, aunque sea la genética moral, el cual lo tenía del Führer o del Duce, en los otros fascismos.

Dicen ahora que hasta el final no se nombrará al sucesor para evitar una convivencia desagradable entre el actual jefe y el siguiente (que creen ellos). Es una idea válida. Pero señala más la desvergüenza y la inmoralidad de la situación, no estando

este régimen en la terminología del fascismo. Pienso que los sucesores posibles -y quizá no sea ninguno de los que se citan; imaginando, Aznar podría nombrar a su yerno, o a su esposa- están pasando por una situación vergonzosa, y que cada uno de los supuestos tiene que falsificar su verdadera situación, sus pensamientos -cuando los tiene-, sus opciones, para no disgustar al Señor, como le pasa a Gallardón. La realidad es que ninguno de ellos puede reemplazar a Aznar, que en su absolutismo, su lenguaje y su gesto y su agresividad es inimitable. ¡Hasta Bush le admira! Y Blair le envidia.

(El Jefe: "todo el poder para el Jefe" es frase de Gil Robles, que optaba a las elecciones de 1936 por las "derechas autónomas" (CEDA); Jefe era su manera de traducir al español Duce o Führer. Aunque se diga aún que era demócrata, era un prefascista. Sus mozos (Juventudes de Acción Popular, JAP; nótese la relación de ese nombre con el que tuvo el actual PP, además de la identidad cristiana) se concentraban vestidos de uniforme. Perdió).

(Ucase: viene del ruso, decreto injusto del zar imposible de desobedecer. En ruso es ucás; los franceses escribieron ucase para remedar la pronunciación).

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana