ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 24 de junio de 2001

Las comarcas del interior sólo reciben el 15% del presupuesto territorializado

En el 36% de las partidas de la Generalitat no se reseña el municipio o provincia de destino

Las cuentas de la Generalitat para el 2001 solventan gran parte de las partidas presupuestarias del Capítulo VI, el de las inversiones reales, con un simple CMVL, es decir, el código territorial general para toda la Comunidad Valenciana. Hasta 48.429 millones de pesetas (el 36,64% del gasto total) en los que la denominación del proyecto se resume con frecuencia con simples y poco esclarecedores títulos, como 'diversas obras de reforma', 'sistemas de información', 'estudios previos', o 'equipamiento de reposición', sin más aclaraciones.

Otro 22% del presupuesto se destina genéricamente a alguna de las tres provincias: 9.250 millones de pesetas para la de Alicante, 5.994 millones a la de Castellón y otros 13.897 a la de Valencia. En muchos de estos casos no se afina más por desidia porque la obra en cuestión o la compra sí es para un municipio determinado. De esta forma, sólo en el 41,32% de las inversiones previstas se aclara el destino con un código municipal o comarcal. Con algunos errores, como la partida de obras públicas que nueve millones de pesetas con el código BNFRR, referido a Beniferri (que no es un municipio) aunque la obra pertenece a la ronda este de Valencia.

Esfuerzo inversor

La agrupación de todas las inversiones de los municipios de una comarca permite conocer el esfuerzo inversor del Consell en ese territorio concreto. Y hay comarcas que salen especialmente desfavorecidas, como La Hoya de Buñol, con sólo 39 millones de gasto previsto en 2001. L'Alcalatén, con 50 millones, L'Alt Maestrat, con 91, El Alto Mijares, con 92, El Valle de Ayora, con 99, El Comptat, con 102 millones, La Canal de Navarrés, con 144, el Rincón de Ademuz, con 163 y La Plana de Utile-Requena, con 167, son otras de las comarcas desfavorecidas. En el otro extremo se encuentran la ciudad de Valencia, que debido a su elevada población, puede justificar una inversión de casi 11.000 millones. L'Alcantí, con 8.200, El Baix Segura, con 4.800, L'Horta Nord, con 3.454, La Plana Baixa, con 4.047, el Baix Vinalopó, con 2.797, La Plana Alta, con 2.732, y La Ribera Alta, con 2.065, son las comarcas que más aparecen en las cuentas del Cosell.

Por supuesto, para conocer las obras en una comarca concreta, hay que sumar a estas cantidades las inversiones provinciales y autonómicas. La suma del dinero municipalizado y del que tiene un destino provincial ubica en la provincia de Valencia hasta 38.341 millones de pesetas, el 45% del dinero que tiene un destino territorial, algo menos de su peso demográfico (55%). En segundo lugar se sitúa la provincia de Alicante, con el 37% del dinero (31.258 millones), algo más que su población (33,5%). Castellón, con 14.162 millones (el 16,9%) supera ampliamente su cuota por número de habitantes (11,5%).

Donde más se nota el desequilibrio inversor de los presupuestos territorializados es en la franja del interior. Así, las 12 comarcas costeras, que ciertamente acogen al 77% de los habitantes (3.090.000) acaparan casi el 85% de las inversiones: 46.096 millones de pesetas. Y las 19 comarcas restantes, con la cuarta parte de la población (934.000 habitantes), se han de conformar con sólo 8.525 millones de pesetas, el 15% de las inversiones. Una cifra que no ayuda a paliar el déficit de infraestructuras y dotaciones que padecen estas comarcas, que provocan un despoblamiento progresivo.

Así, las comarcas litorales acapar los seis primeros puestos del ranking de inversiones (la más retrasada, con 523 millones, es El Baix Maestrat, y está en el puesto 16). Por contra, 19 comarcas del interior ocupan los últimos 15 puestos, y sólo La Ribera Alta, con 2.065 millones, en el puesto séptimo, y El Vinalopó Mitja, con 1.547 millones, en el décimo, se sitúan entre las diez primeras.

Una manera más fácil de medir el esfuerzo de la administración es el gasto por habitante. Los 132.193 millones de inversiones totales para 2001 dan un gasto medio de 32.856 pesetas por valenciano. Y de esa partida, 54.621 millones se pueden asignar sin dificultad a comarcas concretas, lo que daría un gasto territorializado por habitante de 13.576 pesetas. Pues bien, ese dinero no se asigna de forma homogenea: mientras en las comarcas litorales el gasto es de 14.920 pesetas por cada uno de los tres millones de habitantes (un 10% más) en el interior es de sólo 9.127 pesetas por ciudadano (un 33% menos).

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana