Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO DEL 'CASO MAREY'

Ibarra: "Garzón me dijo que si González no le hacía ministro, se iba a acordar toda la vida"

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón fue ayer el centro de referencia de los testigos propuestos por la defensa de Rafael Vera en la vista del juicio por el secuestro de Segundo Marey ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo. El presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, declaró que Garzón le dijo en 1993 que si el presidente Felipe González no le hacía ministro, se iba a "acordar toda la vida". El ex ministro José Luis Corcuera aseguró que Garzón le comentó la necesidad de indultar a los ex policías José Amedo y Michel Domínguez.

"Si Felipe González no me hace ministro, se acordará toda la vida de mí, y, además, tú que eres guerrista te alegrarás". Era el mitin de cierre de campaña de 1993, en Mérida, y, según Rodríguez Ibarra, eso fue lo que le confió el juez Baltasar Garzón, entonces número dos del PSOE por Madrid y después instructor del caso Marey.Ibarra evocó ante el tribunal que tras el mitin preguntó a Garzón por qué había dejado el juzgado para meterse en "el lío" de la política como "diputado de a pie". Según el testigo, Garzón le contestó que se estaba "equivocando" ya que él no iba a ser "un mero diputado", sino "ministro del Gobierno". Como Ibarra lo puso en duda, Garzón reiteró: "Sé que voy a ser ministro".

"Si no te lo ha dicho González, olvídate", le contestó Rodríguez Ibarra, según la versión de éste. Fue cuando Garzón replicó que si González no le hacía ministro, se acordaría toda la vida de él.

"Entonces pensé que Garzón tenía alguna carta en la manga para que Felipe no tuviera más remedio que nombrarle ministro", prosiguió Ibarra. "Se lo conté un mes después a Felipe González y no me comentó nada", añadió Ibarra, quien nunca volvió a tener contacto con Garzón.

Tras declarar en el Supremo, Rodríguez Ibarra volvió a referirse a los GAL en unas declaraciones a Onda Cero en las que dijo que "hay que elegir" entre "pasar página del todo o ajustar la historia desde 1977, no solamente desde que llegó el PSOE al poder".

Por su parte, el ex ministro del Interior José Luis Corcuera relató, a preguntas de Manuel Cobo del Rosal, defensor de Rafael Vera, que el 15 de julio de 1993 coincidió con Garzón en un curso de la Universidad de Verano de El Escorial. "Antes de comenzar, Garzón hizo un aparte conmigo y se interesó por la situación de esos indultos", dijo en referencia a la situación de Amedo y Domínguez, condenados a 108 años.

"Yo era partidario de conceder ese indulto y así se lo dije. Recuerdo que me manifestó su opinión sobre la celeridad con que pudiera darse. Me pareció que tenía una cierta urgencia", agregó Corcuera. Según el ex ministro, Garzón le dijo que Domínguez guardaba una carpeta con documentos que podían afectar a "personas que no identificó". El ex ministro expuso al tribunal su "deducción" de que Garzón supo de la existencia de esos documentos cuando hizo conducir a Domínguez desde la cárcel y se entrevistó con él en la Audiencia Nacional, antes de aceptar la propuesta de ser número dos del PSOE por Madrid.

Corcuera admitió que durante su mandato recibió en dos o tres ocasiones a la mujer de Amedo, entonces encarcelado en Guadalajara. La primera vez trataron sobre la posibilidad del indulto, y en las otras dos, sobre la concesión de un permiso penitenciario para que Amedo visitara a su mujer cuando ésta fue operada.

Corpiño rojo

Al dejar el Supremo, Corcuera fue preguntado por la foto de Felipe González en estrados, publicada ayer por El Mundo, y que este medio calificaba de "documento para la historia de España". El ex ministro ironizó: "Si al ex presidente del Gobierno le sacan con un corpiño rojo y un liguero, ésa sí que habría sido una foto histórica...".Los comisarios Manuel Ballesteros y Teodoro Merino de Hoz y el antiguo cargo de Interior José de la Fuente Gil coincidieron con Corcuera al describir las "malas relaciones" que mantuvieron Rafael Vera y el entonces secretario de Estado Baltasar Garzón.

Eligio Hernández, fiscal del Estado entre abril de 1992 y mayo de 1994, dijo que durante el mandato de Barrionuevo él era gobernador de Tenerife y delegado del Gobierno en Canarias, y siempre "hubo una preocupación obsesiva por la legalidad". Hernández fue preguntado insistentemente sobre una reunión que mantuvo con Amedo en la Fiscalía del Estado para hablar del indulto, y a la que el ex policía fue con el ex director de Seguridad Julián Sancristóbal.

"¡Se han dicho tantas cosas sobre esto...!", se quejó el ex fiscal general. Hernández explicó que accedió a esa entrevista tras recibir una llamada de la esposa del ex policía, Marian Acedo, que estaba hospitalizada: "Amedo me habló de su petición de indulto y yo le dije que lo estudiaría con mucho detenimiento".

El testigo agregó que consultó la situación de Amedo con el entonces ministro de Justicia, Tomás de la Quadra-Salcedo, y éste no se mostró favorable a la medida de gracia. Ese mismo criterio lo compartía la Fiscalía del Supremo, que entendía que la condena de 108 años que pesaba sobre Amedo era "muy elevada y había pasado poco tiempo desde la sentencia". Hernández aseguró que desde entonces no habló "con más nadie" sobre esta cuestión, y negó "rotundamente" que hablase del indulto con Felipe González.

"¿Le comentó usted a mi cliente que acababa de recibir información de una alta magistratura diciéndole que se le iba a conceder un indulto parcial?", preguntó el abogado de Amedo, Jorge Manrique. "En absoluto", dijo Hernández. Manrique propuso un careo entre Amedo y Hernández para dilucidar si éste prometió el indulto a su cliente. El tribunal lo rechazó al entender que "no existe causa legal que lo fundamente". También se denegó incorporar como prueba un dictamen de la Fiscalía sobre los fondos reservados realizado en tiempos de Eligio Hernández.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 1998

Más información

  • Los testigos de la defensa de Rafael Vera cargan contra el juez instructor del "caso Marey"