ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 7 de enero de 1995

El FMI avala el plan económico de México y le abre las puertas al crédito

  • El ministro de Finanzas intenta evitar la fuga masiva de inversiones
/ Madrid / Washington 7 ENE 1995

El Fondo Monetario Internacional (FMI) apoyó ayer el "programa de rescate"- económico mexicano y abrió las puertas para negociar un crédito stand by. El FMI respondía así a la rápida ofensiva del secretario (ministro) de Hacienda, Guillermo Ortiz, quien acudió a Washington, en busca del aval de ese organismo para garantizar el éxito de su plan de recuperación. El Gobierno mexicano quiere evitar que los inversores retiren el dinero colocado en bonos del Estado, lo que pondría al país al borde de la quiebra.

México confía en que el aval del FMI para su programa de recuperación económica le ayude en su intento de recomponer la confianza en la economía mexicana después del impacto de la devaluación del peso. Por ello, tras la visita del día anterior a Nueva York, donde se reunió con financieros y analistas para transmitirles tranquilidad, Ortiz solicitó, ayer al FMI un préstamo stand by (derecho de giro) para apoyar sus reservas monetarias y de cuenta corriente, cuya cuantía estará en, torno a los 2.300 millones de dólares, según fuentes financieras. El ministro mexicano se entrevistó con el director del Fondo, Michel Camdessus, quien poco después anunció que la próxima semana una misión del organismo negociará directamente en México la concesión crédito.Camdessus subrayó que las principales metas del programa de estabilización de la economía, el restablecimiento de la confianza del mercado financiero y la profunda reforma estructural, serán el freno a la inflación y la reducción del déficit externo. El titular del FMI anunció que esas metas facilitarán las bases para una negociación y él acceso al préstamo solicitado.

Esta línea de crédito se uniría a los 18.000 millones de dólares ya ofrecidos por EE UU, Canadá, el Banco Internacional de Pagos de Basilea (controlado por los bancos centrales europeos) y algunos bancos internacionales. De acuerdo con las normas, México puede solicitar al Fondo hasta el 300% de su cuota, calculada en 2.397 millones de dólares, de forma que el tope máximo del crédito serían casi 7.200 millones de dólares. México tiene una deuda con el Fondo Monetario de 3.807 millones de dólares.

Ortiz viajó el jueves a Nueva York para asegurar la confianza en la economía mexicana. El Secretario de Hacienda se reunió posteriormente en Washington con representantes del Departamento del Tesoro y, del Banco Mundial. La gira de Ortiz se produjo tan sólo un día después de que el presidente Ernesto Zedillo detallase el plan económico de emergencia con el que piensa hacer frente a la crisis.

Ortiz, un economista formado en Estados Unidos, trató de ganar la batalla de la confianza con una detallada exposición el jueves pasado en Nueva York ante casi 400 inversores y analistas del plan económico de Zedillo. Aseguró que su Gobierno cumplirá todas sus obligaciones financieras a corto y largo plazo; e informó que las reservas monetarias de su país ron.dan los 6.000 millones.de dólares, después de un agudo proceso de descenso-desde los 31.000 millones que llegó a acumular en febrero del año 1994.

Además, el secretario de Relaciones Externas de México, José Ángel Gurría, llegará a Tokio mañana domingo para discutir con las autoridades economícas y la -banca nipona la crisis monetaria y pedir su respalda al programa de recuperación anunciado por el presidente Ernesto Zedillo.

El Gobierno japonés entiende que la crisis monetaria mexicana requiere la cooperación internacional". El ministro de Finanzas japonés, Masayoshi Takeinura, añadió que consultará con el Gobierno norteamericano la concesión- de "una sustancial ayuda" a México.

Tan sólo en el primer semestre de 1995 vencen unos 12.000 millones de dólares en papel del Estado. Numerosos inversores, dolidos aún por las pérdidas que encajaron a raíz de la crisis del peso, ya han anunciado que no piensan renovar sus inversiones.

En realidad, todo el plan de Ortiz se basa en reducir el déficit por cuenta corriente (el culpable último de la crisis) de los 28.000 millones de dólares previstos antes de la devaluación para este año, una cantidad absolutamente imposible de financiar, a la mitad, 14.000 millones. Para lograr este objetivo, Ortiz sólo dispone de un initrumento: la propia devalua-' ción, que.se supone. que impúlsará las exportaciones y reducirá la capacidad de-los mexicanos de comprar productos extranjeros.

La crisis, en Argentina

El terremoto monetario mexicano ha extendido su influencia, o al menos el temor, hasta Argentina. Los cinco bancos privados más importantes del país han decidido crear un fondo de 200 millones de dólares para resolver las dificultades de aquellas entidades que resulten afectadas por la crisis mexicana. El fondo se destinará a la compra de activos de aquellas entidades que tengan fuertes problemas financieros por esta causa. Las compras se harán respetando los tipos del mercado, para evitar que los bancos internacionales tengan que malvender sus activos, que podrán volver a adquirir una vez superadas sus dificultades.

La razón de fondo es que muchos, bancos sufrieron fuertes pérdidas por haber invertido en deuda pública. El mercado de Valores de Buenos Aires suspendió ayer las operaciones de la sociedad Finmark, segunda entidad amenazada por la quiebra desde que estalló la crisis mexicana. Una.semana antes fueron suspendidas por un mes las operaciones del banco Extrader.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana