Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Joan García-Nieto, jesuita, fundador de cristianos por el Socialismo

El sacerdote jesuita Joan García-Nieto, cofundador del sindicato Comisiones Obreras en la comarca del Baix Llobregat (Barcelona) bajo la dictadura franquista y animador, junto con el también fallecido Alfons Carlos Comín, del movimiento Cristianos por el Socialismo, falleció el pasado sábado de un ataque al corazón mientras oficiaba misa en la parroquia Verge del Pilar, de Cornellá (Barcelona), ciudad en la que residía desde el año 1965.Teólogo, sociólogo y escritor, Joan Nepomuceno García-Nieto había nacido en julio de 1929 en Barcelona en el seno de una familia burguesa (fundadora de la Banca Riba y García). Estudió en Deusto y en Londres, donde se licenció en Sociología Industrial. En esta última ciudad entró en contacto con el movimiento obrero británico y con los sindicalistas españoles exiliados. Se ordenó sacerdote en 1960, en Irlanda, y cinco años después se instaló en el barrio de obreros inmigrantes de Sant Ildefons, en Cornellá. Su casa dio cobijo a sindicalistas perseguidos por la policía de la dictadura. Desde esa ciudad contribuyó desde primera fila a levantar CC OO, a partir de una organización llamada Comisiones de Barrios y Fábricas. El Ayuntamiento de Cornellá le otorgó la medalla de oro de la ciudad en 1989.

Compañero de militancia de Alfonso Carlos Comín, Jordi Solé-Tura, Jordi Borja y Marina Subirats, entre otros, en Bandera Roja, ingresó posteriormente en el Partit Socialista Unificat de Catalunyá (PSUC). Su militancia comunista no le llevó a cuestionar su pertenencia a la Iglesia: "No la dejaré jamás, porque si alguien sobra en la Iglesia son los que están por una opción burguesa", había declarado. En los últimos años estaba volcado en la Fundación Utopía, dedicada a recuperar la historia del movimiento obrero en el Baix Llobregat y a fomentar una política socialista unitaria.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de julio de 1994