Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia, Ucrania y Rumania, son la prioridad española en Europa Oriental, dice González

I. C. El presidente del Gobierno, Felipe González, ha insistido ante los embajadores españoles en Europa del Este en que España no puede incrementar su presencia en todos los países ex comunistas -antiguas repúblicas soviéticas, yugoslavas y nuevas democracias centroeuropeas- y deberá establecer prioridades entre las que figurarán Rusia y Ucrania, por su tamaño, y Rumania, por la penetración cultural.

Los dos días de reunión de los 13 embajadores con el titular y los principales cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores, del Instituto Cervantes y de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales concluyeron ayer. La víspera fueron recibidos por González, quien lamentó que la Comunidad no fije prioridades en su relación con la antigua URSS e hizo hincapié en que España sí debe hacerlo.El Consejo de Ministros acordó ayer, a propuesta del ministro de Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero, establecer relaciones diplomáticas con las ocho repúblicas ex soviéticas (Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán, Kazajstán, Uzbekistán y Turkmenistán) que se han comprometido a, respetar los acuerdos suscritos por la difunta URSS.

Zapatero sustituyó al jefe de la diplomacia española, Francisco Fernández Ordóñez, quien ayer viajó a Bruselas, su segundo viaje al extranjero desde que experimentó un alivio de las molestias que le causaban tres piedras en la vesícula. El ministro reconoció en Barajas que no andaba sobrado de medios para incrementar el despliegue diplomático español, pero vaticinó que los presupuestos de 1993 deberán prever la apertura de embajadas en Ucrania, Kazajstán y acaso Bielorrusia.

Fernández Ordóñez tiene también la intención de desplazarse este mes a Lisboa y Washington y pretendía acompañar a González en su viaje de la semana próxima a México y Colombia. Fue el propio presidente el que le incitó a la prudencia, recordándole la altura de México y Bogotá y el calor húmedo de Cartagena de Indias. En la cena navideña que ofreció al Gobierno, González se desvivió en atenciones con su ministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de enero de 1992

Más información

  • España establece relaciones diplomáticas con 8 repúblicas ex soviéticas