Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pasa a la ofensiva y niega tener relación con las empresas que presuntamente le financiaron

El PSOE ha aguardado una semana exacta para defenderse de las informaciones de distintos medios que relacionan a dos empresas, Filesa y Time Export, con la financiación presuntamente irregular de ese partido. Una nota oficial socialista difundida ayer señala que "el PSOE, por los datos recabados hasta el momento, nada tiene que ver con dichas actividades empresariales ni con las empresas que se citan en las informaciones publicadas". El secretario de finanzas socialista, Guillermo Galeote, consiguió ayer convencer al vicesecretario general, Alfonso Guerra, y al responsable de organización, Txiki Benegas, para que el partido pase del silencio a la ofensiva con la apertura inmediata de una investigación interna.

El comunicado difundido por la comisión ejecutiva socialista pretende expresar la sensación de absoluta tranquilidad en el partido, como si todo lo publicado hasta ahora no tuviese relación con ellos.Tras desmentir en los términos indicados cualquier relación del partido con las empresas que se citan en las informaciones publicadas, la nota asegura que los socialistas confían en que el Tribunal de Cuentas "resolverá con equidad respecto a las imputaciones que han sido vertidas contra el PSOE, así como que su dictamen permitirá el total esclarecimiento de los hechos".

"A fin de contribuir activamente a este objetivo", prosigue el comunicado, "la dirección del partido ofrece su total colaboración al Tribunal de Cuentas, en su labor investigadora para todo aquello en lo que pueda ser requerido".

En el siguiente punto, la dirección del PSOE reconoce que la petición de las personas pertenecientes a este partido que están siendo citadas en las mencionadas informaciones" ha decidido abrir una investigación interna "con el fin de esclarecer cualquier duda que haya podido suscitarse en torno a la legalidad de sus vías de financiación y a la integridad moral de las citadas personas".

El pago del alquiler

En el último apartado del texto se hace mención a una información publicada por EL PAÍS, aunque no se cita el medio, "en la que se pretende relacionar a una determinada empresa con algunos pagos de recibos de alquiler ¿le una sede del PSOE, por lo que este partido manifiesta que tal infórmación no se ajusta a la realidad, ya que de la documentación contable se deduce que todos los abonos mensuales fueron realizados por este partido".

En un primer momento, Alfonso Guerra y Txiki Benegas habían decidido que el partido sólo actuaría después del dictamen del Tribunal de Cuentas por si acaso quedara "alguna sombra de duda". Los máximos responsables del partido quieren que el secretario general, Felipe González, marque hoy en la reunión del comité federal "la doctrina oficial" sobre este escándalo.

Al parecer, esta opinión de esperar los resultados de la investigación del Tribunal de Cuentas no era compartida por Guillermo Galeote, responsable de finanzas del partido, y por su adjunto, Carlos Navarro, ambos protagonistas de todo este asunto de supuesta financiación irregular. Galeote había defendido que los mecanismos internos del partido debían funcionar y, sobre todo, hacerlo saber a la opinión pública. Galeote logró convencer ayer a Guerra y a Benegas para que la ejecutiva hiciese pública la citada nota y abriese una investigación interna.

El PSOE pretende de esta forma mitigar en parte la imagen tan negativa que está dando ante la opinión pública y espera paliarla aún más después de que hoy Felipe González se refiera a este asunto en la reunión del comité federal del partido. Aunque este comité está convocado para hacer el análisis poselectoral, en la dirección socialista se da por sentado que González haga mención a este asunto y marque la pauta a seguir.

Asimismo se da por descontado que distintos dirigentes regionales aludan a esta cuestión, pero no para pedir explicaciones, sino para "denunciar la campaña" de la que este partido está siendo objeto, según un dirigente federal.

Por otro lado, la cónsul adjunta de Chile en Barcelona, Alejandra Guerra Ferraz de Andrade, confirmó ayer a este diario que una persona que se identificó como capitán Aguilar de la Guardia Civil le había llamado la víspera para intentar localizar por orden del Tribunal de Cuentas a Carlos van Schouwen, el excontable que ha destapado este escándalo de supuesta financiación encubierta socialista.La cónsul se limitó a proporcionar el teléfono de la abogada de van Schouwen a su interlocutor. Después, van Schouwen, tras buscar el teléfono de la comandancia, telefoneó a la misma y preguntó por el citado oficial, que en ese momento se'liallaba ausente.

Sin embargo, fuentes de la dirección de la Guardia Civil han negado que se haya realizado ninguna pesquisa, toda vez que el Tribunal de Cuentas no les ha ordenado nada al respecto, como fuentes de dicho organismo ya habían manifestado a este diario anteayer.

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Rodrigo Rato, reclamó ayer a Felipe González que "dé explicaciones políticas al país" sobre las presuntas anomalías en la financiación electoral del PSOE, según informa Juan G. Ibáñez.

Mientras, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, manifestó ayer en Bratislava que la financiación del PSOE y el conflicto generado al respecto es una cuestión que está en manos del fiscal. Y añadió: Si está en manos del fiscal, que lo estudie y analice el fiscal", según Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de junio de 1991

Más información

  • Galeote convence a Guerra y Benegas para que el partido abra una investigación internar